lunes, 4 de junio de 2018

Diálogo y consensos para construir el futuro


Gonzalo Gayo
Más allá de las opiniones de unos y otros, lo cierto es que la democracia española ha salido fortalecida tras la moción de censura que ha convertido de la noche a la mañana al socialista Pedro Sánchez presidente del gobierno de España.
 Ningún estado democrático de nuestro entorno habría soportado los niveles de corrupción ni las mentiras que trataban de mantener una situación insoportable. Y sino que se lo pregunten a Nixon o ahora a Rajoy. El daño a la imagen de España y a la solidez de su democracia habría sido determinante si tras años esperando una sentencia no se hubiera hecho nada. 
La democracia y la Constitución española han abierto las puertas a un nuevo tiempo que conducirán a unas elecciones generales.  Es cierto que algún día el ex presidente Rajoy podrá explicar por qué no presentó su dimisión asumiendo la carga política de decisiones por error u omisión.
Desde el pasado viernes un nuevo tiempo se abre en España.  El ahora presidente Sánchez defendió en la moción de censura  los pilares del nuevo gobierno, anchados en los compromisos de estabilidad con la UE y en los Presupuestos Generales del Estado para 2018, ya aprobados por el PP y PNV en el Congreso. Con ello el nuevo Gobierno ganaba la batalla de certidumbre económica en la hoja de ruta creando estabilidad, certidumbre y compromiso europeo.
El nuevo gobierno deberá atender al mandato de las urnas de las pasadas elecciones en cuyos resultados se impone el diálogo. También deberá ser consciente de que los daños de la crisis pasada no han sido restaurados, al contrario, la brecha social se agiganta entre la pobreza y los que más tienen. Y por último, se necesita avanzar en la modernización de un país que mire al futuro con un modelo económico sostenible, avanzado y más justo para cuando vengan los tiempos que vengan mal dada.

El diálogo deberá ser la primera bandera para hacer frente a fuertes tensiones territoriales en Cataluña pero también para abrir el camino en la financiación de las CCAA o incluso una nueva PAC que no gusta a nuestros agricultores y que fue expresamente mencionada por el presidente Sánchez en la moción de censura. Dialogo territorial, social, económico e institucional para acabar dialogando en el Congreso para aprobar medidas.
Otra de las banderas que aguarda al nuevo ejecutivo es la social, empezando por un sistema de pensiones abocado a la quiebra si no hay consensos ni medidas que restablezcan su viabilidad financiera. O también la enorme brecha social que condena a jóvenes a buscar su futuro en otros horizontes, o los mayores de 50 años expulsados por una reforma laboral que precariza el trabajo. O la igualdad salarial entre hombres y mujeres cuyo precepto constitucional ha sido quebrado legislatura tras legislatura.
La bandera de la economía es también uno de los retos para el ejecutivo con unos presupuestos heredados y unas obligaciones en el marco europeo por cumplir. Con dichas  limitaciones es posible el giro y sentido de las ayudas y apoyos al sistema productivo para asentar los principios de una economía que resuelva sus problemas estructurales como la dependencia energética, los desequilibrios hídricos, la despoblación rural o la apuesta decidida en la innovación y desarrollo así como una agricultura moderna , rentable y sostenible.
Son tiempos de diálogo y consensos, con la mirada puesta en las personas y en el futuro de un país que no debe renunciar a escribir las mejores página de su historia, en el que todos deben aportar lo mejor de sí mismos con generosidad y altura de miras.
Un tiempo necesario que permita construir el futuro que den respuestas a los grandes retos y fortalezca las instituciones, la libertad y la democracia para volver a la cita con las urnas con propuestas sabiendo que el diálogo va a ser la herramienta de presente y futuro con la que se escribirá la historia.
Así que mucha suerte al nuevo ejecutivo, a quienes asumen la responsabilidad de construir y avanzar, para quienes deben asumir y resolver problemas que les permitan dar lo mejor de sí mismos al futuro de este país para que el diálogo y el acierto permita a las personas progresar y vivir en una sociedad justa, libre y solidaria.

 



No hay comentarios: