domingo, 1 de marzo de 2015

Los retos del campo






El Congreso de Cooperativas-agroalimentarias celebrado los días 26 y 27 en Valencia ha sido un éxito y el punto de partida de un nuevo tiempo en el que se afrontarán las grandes alianzas y fusiones que permitan alimentar al mundo. La hoja de ruta está trazada y el primer paso será adquirir dimensión que permita dar respuesta a los retos que plantea una globalización que anuncia para los próximos 35 años un incremento de las necesidades alimenticias del 70%. Y ahí van a estar nuestras cooperativas, creciendo desde las nuevas oportunidades que ofrece una población creciente y que demanda productos, especialmente entre los países en desarrollo del sudeste asiático.
La necesidad de incrementar el tamaño desde la Integración es la “i” más importante y que cambiará el mapa agroalimentario actual. La Integración permitirá abordar las otras dos “i” que se anunciaban como retos de futuro en la Innovación e Internacionalización para dar la adecuada respuesta a los millones de futuros clientes del “made in Spain”.
Quizás pueda sorprendernos hoy que una sola cooperativa española comercialice más aceite de
oliva que toda la producción en Italia, pero eso hoy ya es una realidad. Y lo será también con otros muchos productos desde la integración de unos productores que harán que sus cosechas puedan ser negociadas de igual a igual con las grandes cadenas de distribución en el mundo.
Desde la integración todos ganan si somos capaces de dejar a un lado los personalismos para atender las oportunidades que ofrece a nuestros productores y cooperativas. La unión hace la fuerza, sin duda, y más ahora que nunca en el que el mundo anda negociando tratados que permitan desterrar aranceles y favorecer el creciendo ante la creciente demanda de la población.
Decía con razón, el presidente de las cooperativas agrarias valencianas que a lo largo de la vida alguna vez necesitaremos a un abogado, más de una quizás a un médico, a un fontanero, a un político… pero todos los días necesitaremos de nuestros agricultores e incluso más de dos veces al día.
Debemos poner en valor a nuestros agricultores y ganaderos, para que de una vez traspasen el umbral de la rentabilidad que les permita vivir con la dignidad que reclama su esfuerzo y el oficio más noble que existe. Son nuestros guardianes en la salud, en nuestro medio ambiente y en la calidad de unos productos que nos ofrece la buena mesa y sin duda un sector estratégico sin paragón. De la variedad de sus productos ha surgido toda una saga de grandes cocineros y de un turismo  gastronómico que mueve más de 5 millones de turistas que vienen a España solo por el placer del buen comer. Pero las estrellas Michelin y la fama se la llevan otros.
Decía Cicerón que la agricultura es la profesión propia del sabio, la más adecuada al sencillo y la ocupación más digna para todo hombre o mujer libre. Si ese agricultor pertenece además a una cooperativa añadiremos también valores que van desde la solidaridad, transparencia y desarrollo local. Como dijo Su Majestad el Rey Felipe VI en la clausura "hacéis vuestros los principios éticos de la honestidad, la transparencia y la vocación social".
Sin duda un broche de oro a un congreso de retos que van a requerir generosidad y sobre todo la última de las “i” que se incorpora a las anteriores: Ilusión para construir un mundo mejor para todos, como apuntó el presidente de las cooperativas Agroalimentarias de España Ángel Villafranca.
De las distintas mesas y talleres quedaron los testimonios del camino andado por quienes vieron la oportunidad de avanzar en la integración, apostando por una innovación que satisfaga las necesidades de los clientes y entendiendo que el mundo que nos toca vivir no conoce más frontera que nuestros propios miedos y limitaciones.



En las próximas fechas se hablará de nuevas alianzas, tras las primeras nota nupciales manifestadas en las mesas debate de este congreso. Muy pronto en Europa se hablará del mayor productor de carne de ovino para atender a todos los mercados de todas las religiones, acercando el producto a cada consumidor. Alianzas que unirán grandes y pequeñas cooperativas de distintas comunidades para ofrecer cantidad y calidad con la que abastecer grandes mercados que buscan proveedores solventes todo el año. Extremadura, Andalucía y León ya están dando los pasos adecuados en la dirección correcta y les permitirá obtener volúmenes de facturación inimaginables hoy en día en las cuentas de nuestras cooperativas.
Asia pero también EEUU ofrecerán grandes oportunidades a nuestros cooperativistas y más aun si finalmente hay acuerdo para desterrar aranceles agroalimentarios entre la UE y Norteamérica. Un acuerdo que según quedó dicho en la mesa redonda moderada por Joan Mir, de Anecoop, está a punto de caramelo, con acuerdo escrito tras meses de negociación pero sin la necesaria voluntad de los políticos que permita en poco tiempo abrir una nueva era de crecimientos a ambas orillas del Atlántico. O dicho en palabras de una de las negociadoras del acuerdo, el documento está elaborado pero se ha de firmar antes de que lleguen las elecciones para la Casa Blanca ya que cambiaran los equipos y las perspectivas negociadoras. Confiesa que Obama da prioridad máxima a un acuerdo porque generara empleo y crecimiento económico tan necesitado en la que sería la mayor área de comercio del mundo.
Mientras tanto nuestros agricultores salen del congreso celebrado en Valencia con las pilas puestas, con la agenda llena de contactos y retos y sobre todo con la ilusión y la esperanza de que serán los grandes protagonistas de una recuperación en un país que les necesita hoy más que nunca.
   

   


     

No hay comentarios: