domingo, 2 de marzo de 2014

Los informes de Bruselas



La Comisión Europea publicará esta semana su evaluación sobre los desequilibrios económicos de España -en particular el alto nivel de paro y de deuda pública y privada- y de las reformas económicas emprendidas. Adelantan sus autores que el análisis se hará en profundidad, pero mucho me temo que desde Bruselas no se asomarán ni de lejos a la realidad, y lo que aun es peor serán incapaces de entonar el ‘mea culpa’ de una Europa que no ha sabido poner en marcha un plan de empleo que corte de raíz la hemorragia sufrida por 26 millones de parados en Europa, siendo uno de cada cinco español.
Sólo el rescate y ayudas a la banca habrían acabado con el paro de haberse destinado ese dinero, más de 124.000 millones de euros, a la economía real. Bien está que ahora Bruselas descubra que el problema más grave en nuestro país es el paro. También lo era hace tres años, antes de dilapidar 124.000 millones de euros que no vamos a recuperar si no es por la vía judicial y que eleva nuestra deuda pública a casi el 100% del PIB. Si a ello añadimos la deuda privada que anda por el 194% del PIB, o la posición neta de inversión internacional que es negativa en un 93% del PIB ya me dirán a donde vamos con esta Europa de mercaderes, que utilizan informes ‘made in Bruselas’ para tapar las vergüenzas de una política económica que se traduce en el mayor atraco de la historia a las arcas públicas para salvar a cuatro bancos quebrados.
Convendría que Bruselas supiera que mientras se siga dilapidando el dinero público en la economía financiero-ficticia las cosas no irán bien salvo para los bancos como ha quedado demostrado mientras el eslabón más débil de la economía real sufre las consecuencias de esta la crisis que inventaron otros. Ahí están los casi 6 millones de parados pero les recordaría también a los ‘burócratas de Bruselas y Madrid’ que hoy en día un agricultor gana casi un 20% menos que hace 20 años.
Debería informar que como es posible las Sociedades de Inversión de Capital Variable (Sicav) están crecieron en algunos casos hasta un 50%, en contraste con el descenso de 3,2% de la renta disponible en los hogares españoles en el segundo trimestre de 2012 y un 21,8% de la población en el umbral de pobreza. ¿En cabeza, en Constitución y en que informe cabe tanta injusticia?, señores de Bruselas.
Supongo que sabrán los eruditos que hacen estos informes que las cuatro grandes eléctricas con actividad en España, que son Endesa, Iberdrola, Gas Natural Fenosa y EDP España, obtuvieron un beneficio de 6.021 millones de euros en 2013. Nada del otro mundo, replican e incluso se enfadan con amenazas de no invertir en su propio país porque no quieren más y nada les importa lo que sufren sus conciudadanos.
Pues bien, desde que en junio de 2008 desparecieron las tarifas especiales de riego y se incorporó este sector al mal denominado mercado libre, los regantes han visto aumentada progresivamente su factura energética, que ha alcanzado incrementos medios cercanos al 110%. A partir de dicha fecha y antes de la publicación de la Orden IET/1491/2013 por la que se revisan los peajes de acceso de energía eléctrica para su aplicación a partir de agosto de 2013, los incrementos medios acumulativos de las tarifas eléctricas han sido del 230% y están arruinando al campo. Y así continúan, con alzas sobre alzas como el pasado mes de agosto o en enero para que al final la electricidad pase a ocupar el primer lugar de la lista en los costes de un agricultor de una explotación de regadío, superando a semillas, fertilizantes, gasóleo y, en muchos cultivos, incluso a los costes laborales.
Cuando emitan su informe señores ‘burócratas de Bruselas’ recuerden también que los grandes bancos españoles celebran su salida de la crisis con beneficios que cuadruplican los de años anteriores. Concretamente y para ser exactos, los cinco grandes bancos españoles —Santander, BBVA, Caixabank, Popular y Sabadell— obtuvieron en 2013 un beneficio neto de 7.674 millones de euros, cuatro veces más que un año antes.  Caso emblemático es la Caída que registró un beneficio de 745 millones de euros en 2013, más de cinco veces los 135 millones obtenidos en 2012, por la integración, ‘versus regalo’ de Banca Cívica y Banco de Valencia.
Pero no se preocupen, el campo español sigue enfermo gracias a ustedes, a sus informes y a gobiernos que desprecian el trabajo y sustentan tanta avaricia de unos para acabar con el resto de sectores productivos. La renta agraria ha caído en picado en los últimos 20 años, más de un 20% en el período que va desde 1990 hasta 20012, si bien en 2013 hubo un respiro de mejora de la renta agraria del 7,7%.
En cualquier caso, el informe de Bruselas que se publicará esta semana no será más que un canto al sol, en este juego de la confusión sin que se aborde los problemas reales de los ciudadanos, de los agricultores y los miles de parados, que no son pocos.
Gonzalo Gayo
www.diariovalencia.es

No hay comentarios: