miércoles, 12 de febrero de 2014

Cooperar para salir de la crisis

El Parlamento Europeo envió a la Comisión Europea un memorándum para que apueste por la economía social y las cooperativas para salir de esta crisis e insta a difunda en los estados miembros las bondades y ventajas de la economía social. En su informe “Sobre la contribución de las cooperativas a la salida de la crisis” y bajo la batuta de Patrizia Toia, el informe desgrana un conjunto de medidas para potenciar la creación de empleo a través de cooperativas y sociedades anónimas laborales.
Recuerda el Parlamento Europeo que en esta vieja Europa hay alrededor de 160.000 empresas cooperativas, que pertenecen a 123 millones de miembros y proporcionan empleo a 5,4 millones de personas y cuyo peso en el PIB de los 27 es de un 5% de la economía europea. En dicho informe se constata como en los últimos años de esta crisis, Europa ha alcanzado cotas insoportables de desempleo y sin embargo el cooperativismo genera empleo y desarrollo local en tiempos difíciles.
Destaca el ejemplo de las cooperativas sociales, especializadas en la integración laboral, ya que proporcionan empleo a más de 30.000 personas desfavorecidas en los sectores de la industria y los servicios. Añade que las cooperativas se han convertido en un modelo para los trabajadores autónomos y las profesiones liberales, y que dicho modelo ha adquirido notable importancia en nuevos sectores desempeñando un papel muy importante en la Unión en términos económicos, sociales, laborales y de desarrollo sostenible, además de ser un motor de innovación social, elemento de gran importancia tanto en la Estrategia Europa 2020 como en el programa Horizonte 2020.
Las cooperativas pueden promover eficazmente el emprendimiento a escala microeconómica, ya que permiten a pequeños emprendedores  asumir responsabilidades empresariales; apoya, en este sentido, el desarrollo de cooperativas en los sectores social y del bienestar, pues permiten garantizar una mayor participación social de los grupos vulnerables. Al cooperar entre sí, las cooperativas pueden aprovechar las economías de escala e intercambiar experiencias y mejores prácticas, así como poner en común o transferir recursos humanos y financieros cuando sea necesario. Su flexibilidad inherente les permite que ser autosuficientes incluso en los momentos más difíciles.
Desde el Parlamento Europeo se insta a la Comisión y a los estados miembros que fomenten la creación de nuevas cooperativas a escala europea ya que contribuirán a un crecimiento inteligente, sostenible e integrador, que respete el modelo social europeo.
Los eurodiputados creen necesario simplificar la actual legislación y sobre todo articular un Plan de acción sobre emprendimiento 2020 debería hacerse una referencia al importante papel de las cooperativas.
Hay pues que garantizar la igualdad de oportunidades entre las cooperativas y otras formas empresariales, a la vez que se preservan los objetivos y métodos de trabajo de las cooperativas, así como su carácter social. Este agravio comparativo lo fomentan los propios estados en sus contrataciones públicas y que debería contar con una reserva de duración limitada a favor de las cooperativas.
Seña el informe que la transmisión de una empresa a los empleados mediante la creación de una cooperativa y otras formas de propiedad por parte de los trabajadores podría ser la mejor forma de garantizar la continuidad de la empresa y se solicita urgentemente que se cree, con la participación del Banco Europeo de Inversiones (BEI), los interlocutores sociales y las partes interesadas del movimiento cooperativo, un mecanismo europeo diseñado para fomentar la creación de cooperativas. Es por ello que se pide a la Comisión y a los estados miembros de la UE que promueva iniciativas de apoyo a la capitalización, incluidas ventajas fiscales, aunque estén limitadas en el tiempo.
Hace igualmente un llamamiento para que los programas y fondos europeos para 2014-2020 deben constituir instrumentos importantes para el apoyo a las cooperativas y con ello fomentar el desarrollo sostenible de empresas y la restructuración responsable, e incluido la creación de un Fondo Europeo de Adaptación a la Globalización.
El peso del cooperativismo en la agricultura es de gran importancia y es por ello que el reconocimiento de la importancia de la economía social y de la agricultura reportaría empleo, progreso en el desarrollo local y valores en el emprendimiento.
El siglo XXI se ha iniciado con enormes turbulencias económicas, sociales y políticas, convirtiendo al sector agrario en protagonista de los titulares de la prensa internacional, hasta el punto de que por primera vez en su historia el G-20 lo ha introducido en la agenda de su cumbre de Jefes de Estado. De un sector calificado tradicionalmente como invisible hemos pasado a la situación contraria, adquiriendo una relevancia que ha situado a la producción agraria y alimentaria como actividades estratégicas, tanto en el plano político como en el económico.
Un dato a tener en cuenta. C
on unos ingresos medios de 3,8 mil millones de euros, las 100 cooperativas agroindustriales más importantes a escala mundial son bastante grandes. A pesar de la crisis, su índice de crecimiento medio es del 10 %: una cifra impresionante cuando aun observamos la debilidad de una recuperación incipiente entre los países europeos. Por cierto, el país del mundo con más cooperativas es EEUU y en Europa, Alemania.


No hay comentarios: