lunes, 16 de diciembre de 2013

Felices y solidarias Fiestas

Se acercan las entrañables fiestas navideñas con la necesaria llamada a la solidaridad en el quinto año de una crisis que dura demasiado tiempo para tres millones de personas viven en situación de pobreza severa en España, el doble que antes del estallido de la crisis económica en 2008. La España del siglo XXI estrenará el nuevo año con más de 10,5 millones de pobres, casi 430.000 hogares con todos los miembros en paro y más de un millón de personas atendidas por Caritas.
Pero lo peor de esta crisis son las víctimas inocentes, casi 2,2 millones de niños que viven en pobreza relativa. Por primera vez en la historia de este país, los niños se han convertido en el colectivo más afectado por la crisis económica y en los dos últimos años casi 205.000 niños se suman a esta sangrante estadística en hogares con ingresos por debajo del umbral de la pobreza.
El rostro de la pobreza en España contrasta con el número de ricos que aumentan en nuestro país según el último estudio sobre riqueza mundial que da conocer el banco suizo Credit Suisse. Y es que este año de brotes verdes hay 47.000 españoles más con una fortuna superior a un millón de dólares (740.000 euros al cambio actual). En plena crisis, con la tasa de paro y de pobreza en máximos históricos el número de grandes fortunas ha crecido un 13% en 2013. España se coloca así en el podio de los países donde más han crecido los grandes patrimonios con un total de 502.000 millonarios, ocupando el octavo puesto mundial, superando a países como Suiza, Canadá o Bélgica.
Pero como les decía estas navidades se estima que en los hogares no afectados por la crisis se gastarán un 30% más que la media mensual del resto del año a demanda de alimentos y bebidas. Entre los productos navideños destaca la demanda de dulces, carne transformada, carne de ovino y caprino, pavo, mariscos, frutos secos, frutas tropicales, cavas, sidras, vinos con denominación de origen o bebidas espirituosas. Un estudio elaborado por Deloitte estima en 910 euros el gasto por hogar español en Navidad.
Les traigo a relucir estas cifras para que tengan presente que pese este año, quizás más que en los anteriores, es necesaria la solidaridad de todos apoyando iniciativas como los bancos de alimentos o también comprando productos locales que generan empleo en nuestro entorno. Es por ello importante remarcar que esta crisis es de quien la sufre y no de un país que da la espalda a más de cinco millones de desempleados, un 50% de larga duración y sin que hasta la fecha haya un plan para acabar con esta tremenda injusticia social. Hoy más que nunca son necesarias las actitudes y acciones ciudadanas para arrimar el hombro con las personas necesitadas de nuestro entorno a través de los bancos de alimentos o apoyando nuestros comercios y productos locales, generando empleo y riqueza.
Los Bancos de Alimentos son organizaciones sin ánimo de lucro basados en el voluntariado y cuyo objetivo es recuperar excedentes alimenticios de nuestra sociedad y redistribuirlos entre las personas necesitadas, evitando cualquier desperdicio o mal uso. Durante el pasado consiguieron ayudar a más de 1 millón de personas necesitadas en España y este año batirán todos los records gracias a la solidaridad de casi todos.
También el hecho de consumir productos locales es bueno para la economía local ya que genera empleo y además son más frescos, de mayor calidad ya que es un alimento cosechado en el momento óptimo de maduración con más nutrientes. Al consumir productos locales automáticamente comemos productos adaptados a cada temporada y son más baratos. Es fácil olvidar que muchos productos no se pueden cultivar durante todo el año. Comprar directamente a los productores te pone en contacto con las estaciones del año aprendiendo a diferenciar cuándo es el mejor momento para consumir cada producto. Y si lo hacemos en la tienda del barrio, o en los mercados municipales mejor que mejor ya que evitaremos que los oligopolios que manejan cinco empresas en nuestro país dejen de controlar el 80 % de los productos que se distribuyen en España. Debemos  ejercer nuestra soberanía alimentaria ya que es la mejor manera que apoyar a nuestros agricultores y a nuestra salud.
Unos agricultores que en nuestra tierra andan en franca retirada tras abandonar durante 2013  el cultivo de 8.065 hectáreas, lo que sitúa a la Comunitat Valenciana como la autonomía que ha registrado durante este año la cifra de abandono de tierras de cultivo más elevada de toda España, según datos del Ministerio del ramo y dados a conocer por AVA.
El suelo agrario abandonado ha pasado de una cifra global de 136.606 hectáreas en 2002 a un total de 167.658 hectáreas en 2013. En términos porcentuales, esta evolución negativa se traduce en un aumento de las tierras agrarias que han dejado de cultivarse del 22,7%. Para Cristóbal Aguado, presidente de AVA, no hay mejor calificativo que de “terrorífico” tal ingente cantidad de tierras en baldío donde antes florecías una rica agricultura fruto del esfuerzo de nuestros agricultores y del reconocimiento de los consumidores.
Esperemos que ante la gravedad de la situación se adopten medidas que garanticen un futuro mejor para nuestros agricultores, los verdaderos guardianes de nuestra salud y de nuestro patrimonio medioambiental, generadores de empleo y riqueza y parte esencial de nuestras raíces como pueblo. Felices y solidarias fiestas con los más necesitados.


No hay comentarios: