domingo, 24 de noviembre de 2013

Consume productos locales


La naturaleza nos ofrece lo mejor para nuestra salud gracias a los agricultores y a su sabiduría siendo los productos locales, por su frescor y riqueza alimenticia los mejores.
Comer productos locales de nuestra huerta y de nuestros agricultores es fundamental para una economía sostenible y el desarrollo local. Un euro gastado en productos cercanos genera el doble para la economía local. Además, los productos son más fresco y evitamos el transporte desde grandes distancias tras haber permanecido semanas en congeladores.
Los alimentos de proximidad saben mejor. Un producto recolectado en su punto óptimo de maduración tiene mucho más sabor que uno recolectado prematuramente. Además, contribuimos a reducir emisiones de gases contaminantes al evitar el transporte de un petróleo que no tenemos.
El cuerpo agradece que consumamos productos de temporada y además son más baratos. Siempre es más reconfortante sentarte a comer sabiendo de donde proceden los productos, conociendo al panadero, al agricultor, etc. y sabiendo cómo trabajan. Con este simple gesto contribuimos también a crear empleo ya que un agricultor que no produce industrialmente puede dedicarse a producir una variada gama productos, creas empleo en tu zona e impide que surjan monopolios que alteran los precios de origen. De hecho, el 80% de los productos se distribuyen en España por pocas empresas que imponen los precios finales y que se produce y como. Apoyar a los pequeños productores sirve para luchar contra esto. Comprando a los productores locales apoyas el desarrollo sostenible de sus tierras y negocios. Con ingresos dignos los productores locales permanecerán y utilizarán sus recursos generando riqueza y empleo para su comunidad.
Hay que relocalizar de nuevo la economía, descentralizarla, hacerla realmente sostenible.  Porque el consumo de productos biológicos locales ahorra energía y nos hace menos dependientes del petróleo. Porque una economía local fuerte y sólida evita las migraciones que desestructuran nuestras familias, porque si el campo se desertiza de personas desaparece la cultura, las tradiciones, la diversidad biológica y la calidad de los productos locales. Porque el consumo local protege nuestros pueblos y la biodiversidad cultural; porque protege lo propio, lo cercano, y mira siempre con suma responsabilidad a las generaciones futuras.
Con el otoño llegan los cítricos para protegernos de enfermedades, y son nuestro mejor aliado a la hora de defender el sistema inmunológico de nuestro organismo.
Las frutas de temporada como las naranjas son imprescindibles en la dieta de una persona dada su rica variedad de vitaminas, minerales y sustancias necesarias para el buen funcionamiento de organismo. También el consumo de verduras contribuye a un cuerpo y una mente sana, especialmente en el caso de los más pequeños que las necesitan para garantizar un buen crecimiento saludable.

¿Pero por qué es tan importante consumir verdura? Este alimento contiene un importante nivel de nutrientes, vitaminas y proteínas que resultan fundamentales para la salud de los más pequeños. Las frutas y las verduras son la fuente principal de vitaminas, necesarias para hacer frente a agentes externos y para aumentar nuestras defensas. Las verduras tienen un bajo contenido en grasa por lo que son muy beneficiosas para prevenir la ya tan frecuente obesidad infantil. En este sentido podemos afirmar que en casos de prevención o tratamiento de obesidad infantil es fundamental el consumo de verduras para reducir el nivel de grasa en los más pequeños.
Las cebollas, zanahorias o patatas son muy beneficiosas para curar heridas y agilizar la cicatrización de esas heridas que son tan comunes en los más pequeños. También, la remolacha, el apio, la soja, los guisantes, las habas, las judías verdes, cebollas y  patatas ofrecen al organismo de los más pequeños un alto contenido en calcio que ayuda a fortalecer los huesos en etapas de crecimiento.
Las verduras son un importante aliado para prevenir enfermedades que afectan al sentido de la vista y del oído, de tal modo que consumiendo por ejemplo zanahorias conseguimos mejorar la salud visual mientras que con el consumo de cebolla fomentamos la salud auditiva. Además, las verduras ayudan a prevenir enfermedades sino que también son recomendables para tener una mejor salud física ayudando a tener una piel más suave, un pelo más fuerte y unos dientes más sanos.

No hay comentarios: