lunes, 6 de mayo de 2013

The New York Times y España

MAÑANA SERA DEMASIADO TARDE


Gonzalo Gayo
Esta misma semana el New York Times dedica su portada a España y no vayan a creer que es fácil colarse con una noticia de peso en el ombligo mediático de los norteamericanos. Y lo hacemos a lo grande, con un artículo sobre la corrupción y los mil políticos investigados por jueces que tratan de desmadejar las tramas que han esquilmado las cuentas públicas y que ahora pagan los ciudadanos a golpe de recortes. Señala el rotativo neoyorquino que desde concejales y alcaldes hasta las altas instancias del Estado para anunciar al mundo que "España es corrupción, soborno y pagos de favores".
No es que este demoledor articulo nos cuente algo nuevo que no sepa o intuyan la mayoría de los ciudadanos pero va siendo hora que los sufridos españoles hagan frente a esta pandemia de aprovechados y delincuentes exigiendo a los políticos con mayúscula que actúen de una vez y promuevan un gran pacto nacional y empiecen por dar ejemplo.
Les vengo a poner sobre la mesa de debate este asunto porque va siendo hora que en tiempos de reformas se empiece por los cimientos del Estado, desde la transparencia y controles necesarios, para cada euro de los ciudadanos este plenamente justificado en su gasto. La falta de control del dinero público ha permitido que proliferen personajes por doquier siendo en las actualidades investigadas más de un millar aunque pocos llegaran a devolver lo sustraído en las arcas públicas y pagar con la cárcel sus penas, que acaban siendo nuestros recortes disfrazados de florituras.
No podemos por más tiempo soportar que un 58% de nuestros jóvenes no tengan presente, ni futuro. Es inconcebible que un 27% de los ciudadanos, 6,2 millones de personas, no tengan empleo ni nada que aportar a un país necesitado de recursos y que la única respuesta del Gobierno sea la revisión, de la revisión y vuelta a cambiar las cuentas de un presupuesto general del Estado que no se cumplen para ganar un tiempo perdido.



Es por ello que ha llegado la hora de exigir a los depositarios de la soberanía nacional, a quienes hemos elegido en las urnas en nuestros pueblos, ciudades y gobiernos, que actúen y se sienten a negociar un gran pacto nacional que devuelva a este país su honorabilidad y su potencial de progreso generando empleo y apoyando a quienes con esfuerzo y sacrificio luchan cada día por salir adelante y me refiero especialmente a nuestros agricultores.
Lo primero que debe quedar claro es que nuestros representantes son nuestros asalariados, que se nutren de nuestros impuestos por lo que dada las actuales circunstancias deben reducirse sueldos así como en asesores para invertir en quien produce y genera empleo. Y es que si no vienen aprendidos sobre la vida real y con la formación necesaria para lo que está pasando. En segundo lugar deben concretar y exigir a las entidades financieras la devolución del préstamo de 100.000 millones a la banca con sus intereses, en tiempo y forma, como cualquier préstamo a un ciudadano, siendo apercibidos en letra bien grande que en caso de no devolución serán desahuciados y responderán ante la justicia por dilapidar el dinero público. Es intolerable que responsables del banco malo creado por el gobierno estén embolsándose mas de 30.000 euros al mes en su nomina. Es intolerable y va más allá de ser una nueva tomadura de pelo a los ciudadanos.
De la misma manera deberán responder ante la justicia de cualquier decisión que afecte al gasto público y que no se justifique con las necesidades establecidas previamente. Empezando por aquellas administraciones que tan ricamente avalan la quiebra de entidades deportivas privadas pasando por cada uno de los proyectos que llevan parejos recolocaciones con sobresueldos.
Transparencia, control y trazabilidad de cada euro de los ciudadanos estableciendo en un gran pacto nacional los deberes de todo gobierno, sus ejemplaridad y mecanismos de control y sanción en la toma de decisiones, prefijando a su vez los objetivos en la creación de empleo, una educación y sanidad de calidad, apoyo al esfuerzo de quienes emprenden y la protección solidaria de los más necesitados. El incumplimiento del contrato por el que accede un partido político al gobierno podrá ser denunciado para la convocatoria de elecciones anticipadas.
El Gobierno, la oposición, sindicatos, empresarios, medios de comunicación, ayuntamientos, comunidades autónomas y representante de la UE, e incluso asociaciones civiles representativas, deben aportar y suscribir un gran pacto nacional para reiniciar un nuevo tiempo. Es urgente y necesario que España encuentre su camino dando respuesta a cada uno de los retos que tiene encima de la mesa este país. Desde la corrupción, que esta semana anuncia el New York Times, pasando por un Plan de Choque para el empleo que permita incorporar al menos 3 millones de desempleados en los próximos cinco años aunque sea reforzando el sistema productivo a coste cero en la seguridad social durante un periodo excepcional de tiempo. Es preciso que cada sector productivo cuente con un horizonte despejado, sabiendo de las herramientas y apoyo con los que cuenta en las administraciones para desarrollar todo su esfuerzo en mejorar su competitividad en los mercados exteriores. Es preciso devolver la solvencia del sistema público y de un estado del bienestar que es cuestionado por la mala gestión e intereses espurios en su privatización encubierta.
Les dire que en el mismo rotativo que habla de la corrupción en España encontré otra noticia destacada, de dos paginas, en su sección de Europa, en el que se aborda la pujanza de los vinos españoles y afirma “Es imposible abordar el tema de los vinos españoles sin reconocer su notable ascenso en los últimos 30 años. La trayectoria de los vinos blancos españoles ha sido especialmente fuerte y fascinante”. Un extenso artículo que deberían leer para entender el ejemplo y la ejemplaridad de nuestros agricultores y de la que deberían tomar nota nuestros políticos. Es la hora y el momento de dar una respuesta. Mañana será demasiado tarde.

No hay comentarios: