lunes, 17 de diciembre de 2012

Una agricultura con futuro


Se mire por donde se mire el sector de la alimentación consolida su crecimiento mundial a medida que crecen las necesidades alimenticias siendo especialmente significativas para los productos de calidad y ecológicos.
El mercado mundial de frutas y verduras crece a un ritmo del 21,5% el pasado año siendo China el mayor consumidor de estos productos, pues se anotó el 27% del gasto mundial en alimentos. También en nuestro país, pese a la crisis, crece el consumo en  alimentos básicos  hasta los 29.314 millones de euros, un 2,7% y un 6,3% más que el registrado en el año en el que se inició la crisis financiera. Es significativo el crecimiento que experimenta los alimentos ecológicos en España hasta alcanzar los 20,5 euros per cápita, casi un 6% más que el año anterior y aun lejos de su potencial dado que nuestro país es la quinta potencia mundial y la primera de Europa en producción ecológica.
Es posible que a estas alturas los mandatarios europeos sigan sin ver con claridad más allá de la torpeza que manifiestan sus informes, que plasman en recortes a las ayudas en la PAC, pero lo bien cierto es que nuestro futuro está en manos de nuestros agricultores, en la calidad y abastecimiento de productos y a ellos debemos el reconocimiento y un trato justo a su esfuerzo.
(continua)

Pero la torpeza y miopía de los burócratas de Bruselas preocupa seriamente a los hombres y mujeres del campo por la incapacidad a la hora de garantizar unos precios de mercado que propicien una mínima rentabilidad para tanto esfuerzo. Y es que desde Bruselas persisten los intentos del mayor recorte de ayudas a la agricultura pese a ser un sector estratégico, generador de riqueza, empleo, sostenibilidad y desarrollo. Aun hoy, la agricultura sigue siendo moneda de cambio para favorecer la venta de productos manufactureros a cambio de abrir las compuertas a las importaciones. Algún día habrá que poner nombres y apellidos a quienes especulan desde las instituciones con los precios de las cosechas, inundando los mercados con productos de otras latitudes para hundir precios.
Algún día deberán dar cuenta de quién está realmente soportando la crisis financiera y es que ya me explicarán ¿cómo es posible tener una inflación al 2% con los precios de la energía más caros de la historia? Pues, hundiendo los precios agrícolas a costa de empobrecer la renta de nuestros agricultores mediante las importaciones de países que producen lo mismo que en Europa.
La agricultura sigue siendo moneda de cambio para la política monetaria europea poniendo en juego el ser o no ser de un sector que debe garantizar el abastecimiento en un futuro en el que estará garantizadas las crisis alimenticias. Hoy por hoy, casi el 30% del gasto en alimentación tiene como destino China y a la que se sumarán en breve grandes áreas de población en Asia e Iberoamérica.
Afortunadamente, nuestros agricultores están apostando por las ventas en el exterior, la transformación de productos y una agricultora ecológica que nos encumbra al liderazgo de Europa.  España es líder europeo en superficie de agricultura biológica, con 1,8 millones de hectáreas y quinta del mundo, pese a tener un consumo muy bajo si se compara con grandes consumidores de este tipo de alimentos como Suiza, con 153 euros per cápita frente a los 20 euros per cápita en España. La exportación de “eco made in spain” sigue teniendo un gran valor para el sector con 515 millones de euros, arrojando un saldo comercial exterior positivo de 296 millones de euros. Además la agricultura ecológica generó unos 50.000 empleos en 2010 y junto al crecimiento de las exportaciones y el consumo en España hacen que se trate de un sector con una atractiva proyección futura. De hecho, en el periodo 2003-2009 el número de explotaciones agrícolas y ganaderas convencionales han caído un 13,2 % mientras las dedicadas a la producción ecologista a aumentado el 34,7 %.
La alimentación es y será un sector estratégico para la economía española y  también para nuestra salud. Tal y como certifican distintos estudios el 33% de los cánceres se pueden evitar con una buena alimentación. En la lista de los alimentos esenciales para nuestra alimentación esta la dieta mediterránea con productos como las coles, el ajo, la cebolla, el tomate, la zanahoria, la calabaza, la naranja, el limón, la piña, el kiwi, los espárragos, el repollo, la lechuga, las espinacas, la fresa, la mora, la cereza, la granada, la uva, las setas, el salmón, el pan, los yogures semidesnatados o el aceite de oliva.
Así que ya lo saben, consuman productos de nuestra tierra en fresco por su salud y por nuestros agricultores. Y ya que entramos de lleno en la semana de preparativos navideños en la que se dispara el consumo de productos alimenticios es un buen momento para recordar la importancia de consumir productos de la tierra dada su excelencia y calidad.
Es la mejor manera de agradecer tanto esfuerzo y sacrificio a las mujeres y hombres del campo que tan injustamente son tratados por las grandes cadenas de distribución y por los burócratas de Bruselas y de las distintas administraciones. Unas fiestas propicias para poner también a prueba el espíritu de solidaridad frente a una crisis que hace más débiles a quienes menos tienen. Que sean estas unas muy felices fiestas para todos.


No hay comentarios: