lunes, 30 de abril de 2012

Cumbre del BCE en Barcelona


Barcelona acoge este jueves la reunión del Consejo de Gobierno del BancoCentral Europeo (BCE), la tercera que se celebra en España, en un encuentro en el que la economía española centrará gran parte de la atención. El Consejo está compuesto por los 17 gobernadores de los bancos centrales de los países del euro y los seis miembros del Comité Ejecutivo, que se reúne normalmente cada dos semanas en la sede del BCE en Fráncfort. Sin embargo, dos veces al año la reunión se celebra en un país distinto de la zona del euro.



Con la de este jueves, el BCE celebra su tercera reunión del Consejo de Gobierno en España, que en esta ocasión se ha decidido que tenga lugar en Barcelona, ya que en las dos ocasiones anteriores se celebró en Madrid y con aires de despedida del único consejero español cuando más necesitamos que se oiga la voz de nuestros país entre las frías paredes del BCE.
La situación de España ocupará gran parte del debate si bien hasta la fecha tanto el BCE como la UE se han lavado las manos ante el drama del desempleo lo que está provocando una caída del PIB, de los ingresos y de un déficit que se trata de controlar con reformas y mas reformas que no dan respuestas al verdadero problema de nuestro país.
La caída del PIB en el primer trimestre del año y los más de 5,6 millones de desempleados en España confirman la entrada en recesión de la economía española lo que sin duda dificulta los objetivos de déficits ya que no hay un plan de choque para generar empresas y contra el desempleo. El desempleo aumentó en España en 365.900 personas en el primer trimestre de este año, hasta alcanzar 5.639.500 personas sin trabajo, un 24,44% de la población activa y una nueva cifra récord que  debería concitar los esfuerzos de una Europa demasiado insolidaria cuando el problema no afecta a Alemania, Francia o Reino Unido. Según la Encuesta de Población Activa (EPA) publicada por el Instituto Nacional de Estadística (INE), en los tres primeros meses del año la ocupación disminuyó en 374.300 personas, hasta situar el número de trabajadores en 17.433.200, con un índice de actividad del 59,94%. La cifra de hogares españoles con todos sus miembros desempleados fue de 1.728.400, 153.400 más que en el trimestre anterior.
Hasta la fecha, Europa no ha movido un dedo para paliar el desempleo que sufre España y sin embargo ha entregado más de 300.000 millones a los bancos para sanear sus balances y lo más sorprendente es que tampoco el Gobierno ha tomado medidas de estimulo parea crear empleo, ni ahora, ni antes. Asimismo, cerca del 50% de las pequeñas y medianas empresas de Grecia y España han percibido una menor voluntad por parte de los bancos para concederles créditos, mientras que en Alemania y Finlandia apenas ha cambiado su disposición o incluso ha mejorado levemente lo que viene a demostrar que pese al plan Marshall que disfrutan los bancos con inyecciones gigantescas del BCE, no parecen dispuestos a echar una mano para que este país salga de la crisis en la que ellos nos metieron, negando si cabe aun más el crédito a als pymes.
El Banco de España ha constatado que en lo que llevamos de año la entrada en recesión de la economía española es más que evidente y calculó una caída del 0,4 % en los tres primeros meses del año, una décima más que en el trimestre precedente.
Sería importante que en las actuales circunstancias se lanzara un mensaje de apoyo del BCE a España así como medidas que contribuyan a la estabilidad y crecimiento de la economía. Los expertos auguran que el BCE mantendrá sin cambios un mes más los tipos de interés de la zona euro en su mínimo histórico del 1% y es de esperar también un cambio de discurso más cercano al que suele tener la Reserva Federal estadounidense (Fed) como motor de la economía. De hecho, el único país que está sacando partido de esta crisis es la propia Alemania que disfruta de tipos de interés cercanos al 1,5% para sus empresas y consumidores frente al 6% que sufrimos en España pese a que compartimos una misma y un mismo banco central. El timo de la estampita.
Mientras la economía europea se debate en retirada la economía de EEUU registró en el primer trimestre de 2012 un incremento del Producto Interior Bruto (PIB) del 2,2% anualizado, una cifra inferior a la prevista pero que muestra lo acertado de las políticas de Obama frente al estrangulamiento de Europa a manos de Merkel y Sarkozy.
De momento, la única esperanza que permita reconducir el camino erróneo emprendido en el viejo continente la encabeza el candidato Hollande en las elecciones en Francia dado los cambios que propugna en el BCE así como en las necesarias políticas de estímulo para el crecimiento económico. Hasta el punto que propia canciller alemana, Ángela Merkel, ha visto las orejas al lobo y anuncia la redacción de una agenda de crecimiento para la Unión Europea que deberá estar lista para la Cumbre de jefes de Estado y Gobierno de la UE el próximo mes de junio con un paquete de 200.000 millones para fomentar las inversiones públicas a través del  Banco Europeo de Inversiones. Una cantidad a todas luces insuficiente en comparación con el billón de euros que la UE ha entregado a la banca para sanear sus balances.







No hay comentarios: