lunes, 30 de enero de 2012

El futuro de Europa

Gonzalo Gayo
Los mandatarios europeos andan reunidos estos días para salvar el futuro de Europa. Sobre sus espaldas queda la responsabilidad de dar respuesta a los graves problemas que acechan al viejo continente, inmerso en una de las crisis de mayor calado en su larga historia. Una crisis que ha sido larvada por la irresponsabilidad de gestores de lo publico que gastaron el dinero de los ciudadanos más allá de lo razonable, afectando a los futuros recursos y que habrá que devolver, y cuyo detonante ha sido un sistema financiero que actuó sin los debidos controles de quienes hoy tratan de salvar a esta vieja Europa.



Sin embargo, ninguno de los responsables de este gran desaguisado anda entre rejas e incluso los hay que se auto premiaron con pensiones e indemnizaciones de escandalo tras abandonar sus responsabilidades en cajas o bancos. Ni que decir de los responsables de lo publico que abandonaron la nave cuando esta hacia aguas para pasar a disfrutar de pensiones vitalicias, indemnizaciones y privilegios varios.
El resultado no es otro que 25 millones de europeos en paro, de los cuales uno de cada cinco es español, más del doble del que nos correspondería por nuestro peso y tamaño en la UE. Con casi 5,3 millones de personas sin trabajo hemos superado el 22% de la población por lo que España ya se codea con los paises del Africa subsahariana en los niveles de desocupación pese a contar con la generación de jóvenes mejor preparada de Europa.
Tras cuatro años de crisis, esta semana y por primera vez, los mandatarios europeos se han dignado en incluir en su agenda de trabajo el dar una respuesta a casi 25 millones de desempleados. Cuatro años en los que aun no se ha conseguido enderezar una economía abocada a la recesión pese a las ingentes cantidades de dinero publico destinadas a salvar bancos quebrados o la insolvencia temporal o permanente de algunos estados. Las recetas de la señora Merkel apenas han servido para que los alemanes dispongan de una financiación de lujo, al 1,5% frente a mas del 6% que cuesta a España y otros paises por culpa de unas primas que hunde la economía mediterránea y que ha puesto alas al PIB alemán en el ultimo trimestre del año. Más de 13.000 millones de euros, el equivalente al presupuesto anual de la Generalitat Valenciana, hemos tirado a la basura en menos de dos años por nuestro diferencial en la financiación respecto Alemania lo cual redunda en una menor competitividad y en menores recursos públicos para apoyar a los desempleados y emprendedores. Es nuestro peaje por estar en un euro bajo el mando de una Alemania que mira por sus intereses a costa de media Europa estancada.
Como les decía los mandatarios europeos andan reunidos en Bruselas para tratar el desempleo y la propuesta lanzada no deja de ser un insulto a la inteligencia de 25 millones de desempleados al tratar de destinar las sobras del Fondo Social Europeo que apenas alcanzara los 30 millones de euros para impartir más formación o contratos basura cuando se debería estar planteando un plan Marshall para emprendedores del siglo XXI.
Los frutos de la política de Merkel y Sarkozy nos lleva a la recesión tras haber dilapidado ingentes cantidades de recursos públicos y condenando al paro a una generación de jóvenes europeos. Lo colabora los pronósticos del FMI para 2012 y 2013 que hablan de recesión en el viejo continente, a la que suma el Reino Unido con crecimiento negativo al acabar el pasado año.
Los mandatarios europeos siguen hablando de reformas necesarias para cuadrar las cuentas de lo público y también de un sistema financiero con demasiado papel mojado pero se olvidan de Europa, de su cohesión y solidaridad, de la necesidad de crecer para crear empleo.
Si verdaderamente queremos salvar Europa, deberemos apostar por más Europa. Habrá que dar el paso que lo franceses frenaron con una Constitución que consagre la gobernanza política, económica y social y que establezca los necesarios controles de lo publico para no hipotecar el futuro de nuestros hijos. Una Europa que consagre el principio de cohesión y solidaridad entre los territorios y ciudadanos europeos con políticas de crecimiento.
Necesitamos mas Europa al servicio de sus ciudadanos y no sólo de los intereses hegemónicos de una Alemania que pretende que bailemos al compas de unos mercados de los que sacan sustanciosos réditos para pagar su enorme deuda, mucho mayor que la española. Paradojas de la vida y de los mercados.
Necesitamos de unos gobernantes europeos que defiendan con uñas y dientes a sus ciudadanos en generar oportunidades de empleo, progreso y el estado de bienestar que nos legaron nuestro mayores tras décadas de sacrificios. Necesitamos defender a nuestros agricultores como garantes de nuestra salud y guardianes del medio ambiente. Necesitamos creer en Europa, en una nueva Europa capaz de dar respuesta a los nuevos tiempos y lo conseguiremos más pronto que tarde sin tener que arrodillarnos ante los mercados y ante una señora Merkel que nos lleva a la ruina haciéndonos creer no hay más alternativas.

No hay comentarios: