lunes, 19 de diciembre de 2011

Tiempos difíciles para los de siempre

Dicen que se avecinan tiempos difíciles y que los primeros de la lista serán los de siempre. Advierten que vayamos apretándonos el cinturón porque no hay dinero ni para pagar los medicamentos de nuestros enfermos o la atención que reciben las mujeres maltratadas en un lugar de La Mancha. Apuntan que hemos derrochado lo que no tenemos y ahora toca pagarlo a golpe de tijeretazo, cueste lo que cueste. Bien lo saben pensionistas y funcionarios que durante estos años han sido llamados al sacrificio para cuadrar las cifras de un déficit alimentado por los unos y los otros allá donde gobernaban. Por no hablar de los cinco millones de personas que perdieron su empleo o los casi 20 puntos de pérdida en nuestras rentas respecto a la media europea hasta situarnos como hace seis años en nuestro camino hacia atrás en la convergencia real con nuestros socios europeos. Dicen quienes nos representan en las Cortes que vivimos más y que habrá que trabajar más tiempo para cobrar las mismas pensiones.



Dicho y hecho. Pero se olvidan que mientras condenamos a una generación hasta casi los 70 años en el andamio del mercado laboral más del 45% de los jóvenes españoles no tienen empleo y casi la mitad llega a los 35 años bajo el mismo techo familiar que les vio nacer. Lo que no dicen nuestros queridos representantes es que ellos disfrutan pensiones privadas para complementar sus pensiones públicas por no hablar de los 3.000 euros a su disposición para taxis, 1.800 euros para gastos, transportes por tierra, mar o aire gratis, amen de su salario de casi 3.000 euros sin contar complementos varios dependiendo de sus funciones en la cámara. Lo que tampoco señalan aquellos que más ejemplo deberían dar como el ex presidente de la Cámara, el señor Bono, es que cobrará en los próximos dos años más de 11.000 euros al mes pese a disfrutar de un patrimonio anticrisis por no hablar de las indemnizaciones y ayudas sociales que disfrutan sus señorías frente a los lacayos que las pagamos con sangre, sudor y primas tanta sinrazón. Habrá que meter la tijera, sin duda, empezando por quienes nos representan a cuerpo de yerno de rey y establecer los controles para quienes simultanean cargos y sueldos sin el más mínimo rubor, haciéndonos creer que tanta sabiduría debe ser recompensada más allá de lo razonable, ejemplar y ético. Deben entender de una vez y para siempre que los servidores de lo público se deben a los ciudadanos y no pueden disfrutar de privilegios frente a quienes les pagan con su esfuerzo a través de los impuestos. Dicen que se avecinan tiempos duros y lo dicen quienes no quieren explicar que estamos pagando la factura de una especulación que ha colmado los balances de los bancos y cajas de papel mojado en inmuebles y suelo que valoraron a precio de oro. Nos meten el miedo en el cuerpo para sacar de las arcas públicas con total impunidad el dinero volatilizado por gestores incompetentes que se guiaron por la avaricia y el artificio contable y sorteando los ineficientes controles públicos. Los mismos que anunciaban beneficios del 30% cuando el precio del dinero andaba al 2,5% aun hoy disfrutan de sueldos de escandalo, pensiones abusivas e indemnizaciones a costa de ahorradores arruinados y de la impunidad que les otorga un estado de derecho ciego cuando no quiere ver. Ahora quieren meter en un `banco malo´ todos los desaguisados a cargo del dinero que no llega a nuestras empresas, farmacias, abogados, colegios,…mientras los responsables se van de rositas para acabar pagando los de siempre. Nos han metido el miedo en el cuerpo hasta jurar de nuestra suerte porque en esta vida todo puede llegar a ser peor de lo que esta o sino llamaran a la Merkel o a una patronal dispuesta a implantar los contratos de 400 euros sin que se les caiga la cara de vergüenza al anunciarlo. Es hora de exigir un poco de respeto a los ciudadanos y de mayor competencia y eficacia a los gestores de público. Señores y señoras presidentes, diputados, gobernantes, alcaldes, concejales y altos cargos de lo público supriman asesores, tarjetas, privilegios, coches, empresas de la nada, gastos de funcionamiento, duplicidades, televisiones, eventos en el aire, cenas y comidas de escandalo. Sean decentes con el dinero de los ciudadanos y no hagan de la política un modo para mejorar sus vidas. Expulsen de la vida pública a los gestores ineficaces, a quienes nos llevan a la ruina. Busquen un hueco en los juzgados y en las cárceles para quienes montaron este desaguisado y dejen de mirar a otro lado. Vigilen los despidos salvajes de empresarios sin escrúpulos que nos llevan a encabezar el ranking de la vergüenza en Europa. Controlen a los banqueros que reciben ayudas para negársela a quienes lo perdieron todo en esta crisis que nació de la avaricia de unos pocos. Dicen que se avecinan tiempos difíciles pero no lo hagan mas complicado y empiecen por ustedes mismos. Defiendan a los ciudadanos, y especialmente a quienes mas lo necesitan con uñas y dientes, apoyen a los emprendedores y a quienes se comprometan con el empleo y el progreso social. Cambien un sistema educativo que genera un 35% de fracasados. Rompan la dualidad de quienes pagan las crisis por culpa de una temporalidad creando un único contrato indefinido. Apuesten por la autosuficiencia energética con energías renovables. Apoyen la conquisten de cada rincón del mundo con la excelencia de nuestros productos. Incentiven la economía social y los nichos de empleo como en la dependencia. Pasen de las palabras a los hechos en la agricultura y hagan justicia con el esfuerzo y sacrificio de nuestros agricultores. Se lo agradeceremos. Felices fiestas y no olviden consumir productos de la tierra por su calidad y porque también generan empleo. Gonzalo Gayo

No hay comentarios: