viernes, 30 de diciembre de 2011

2012:Un año para la esperanza

Este año será decisivo para el futuro de España. Nos la jugamos y el único camino a seguir es salir de una vez de esta crisis que azota a las familias, que hunde bancos mal gestionados y pone en entredicho como se gasta el dinero publico tras años de dispendio de las administraciones que aumentaron déficits y deudas que pagamos a precio de oro. Este año que comienza debe estar presidido por la austeridad en lo público, de la eficiencia en el gasto, la transparencia, del impulso del empleo y los emprendedores y en la defensa de los derechos y estado del bienestar de los ciudadanos, con especial apoyo a los más desprotegidos.
Es necesario que 2012 sea el año de la ejemplaridad en lo publico estableciendo los criterios de eficiencia y transparencia en el gasto y suprimiendo privilegios de quienes gestionan los recursos de los ciudadanos. Es el caso de los complementos de pensiones que disfrutan diputados y senadores, asi como las retribuciones de determinados consistorios locales y autonomías. Es preciso regular las retribuciones y privilegios que han ido incrementándose a lo largo de años de bonanza y dispendio y asimismo establecer los criterios de responsabilidad derivados de actuaciones que supongan hipotecar el futuro de los ciudadanos.




 Hay mucho por hacer y es preciso meter la tijera allá donde el gasto corriente y el dispendio ha ocasionado la merma de las arcas publicas, antes que someter con mayores restricciones en el apoyo a dependientes, desempleados, jóvenes y familias con hipotecas hasta la cejas. La clave del 2012 nos la jugamos en incrementar el emprendedurismo y en la creación de empleo. Es urgente una nueva ley de Economia Social que ponga en valor la capacidad del talento de nuestros jóvenes y la experiencia de quienes hoy sufren el paro. En el año internacional del cooperativismo en 2012, declarado por la ONU, debemos esforzarnos en facilitar la creación de empresas en su tramitación y ayudas, asi como apoyo en su gestión durante los primeros años de vida. Un buen ejemplo lo tenemos en Andalucia y la Comunitat Valenciana donde el desarrollo de la economía social ha creado empleo neto en años de crisis y supone un valor en la economía regional, asi como en el asentamiento de la población rural con la generación de riqueza y empleo. El nuevo año que comienza debe invitar a la necesaria solidaridad de los empresarios y trabajadores en la defensa del empleo y la generación de nuevos puestos de trabajo, asi como el reparto de esfuerzos necesarios. Debemos entender que la situación generada en esta crisis requiere de la confianza y apoyo mutuo entre generaciones, territorios así como empresarios, trabadores y desempleados. Una solidaridad que nos hará más fuertes como pueblo y que trasciende a las administraciones a las que se les pide ejemplaridad, transparencia y apoyos como gestores en los que hemos delegado los ciudadanos. El año 2012 ha de ser el año de la esperanza porque podemos conseguir lo que nos propongamos como pueblo un gran pueblo que ha sabido salir de peores situaciones. Con humildad, esfuerzo y solidaridad lo conseguiremos. Feliz 2012. Gonzalo Gayo gonzalogayo@gmail.com

No hay comentarios: