lunes, 31 de octubre de 2011

De la cumbre al precipicio de la UE



Decepción. Profunda decepción por el resultado de una cumbre celebrada esta semana pasada en la que Alemania y Francia han logrado el objetivo de que carguemos con la deuda griega que soportan sus entidades financieras mientras se obvia el problema del desempleo o la falta de crecimiento en la zona euro, ni que decir de una PAC que ni apareció como invitada.
La cumbre de la UE apenas ha servido para que Francia y Alemania lavaran los trapos sucios de sus bancos hipotecados hasta las dejas de una deuda griega incobrable. La jugada maestra de Merkel y Sarkozy ha contado con la colaboración de un BCE que compró deuda griega a los principales bancos alemanes y franceses antes de esta cumbre para después anunciar una quita del 50%. El acuerdo alcanzado con nocturnidad y alevosía dejo en la cuneta las esperadas medidas para reactivar una economía que sufre el lastre de la incompetencia de unos mandatarios al servicio de unos mercados y entidades financieras dejando de lado a la ciudadanía europea.
Tras diez horas de negociaciones Merkel y Sarkozy volatilizaron 100.000 millones de euros con el 50% de quita de la deuda griega en los balances de la banca. Sin duda, el mayor atraco de la historia para salvar a la banca alemana de nuevas quiebras y nacionalizaciones. En 2009, Merkel nacionalizó el gigante hipotecario Hypo y sus activos tóxicos se transfirieron a un nuevo banco, el FMS Wertmanagement, respaldado por el Estado para evitar la mayor quiebra de un banco en Europa y al que sorprendentemente le han aparecido en sus balances 55.000 millones tras la cumbre de la UE. Como lo oyen, la incompetencia de las autoridades alemanas, confirmada por el ministerio de Economía alemán que ha revelado la existencia de 55.000 millones de euros soslayados por un error de contabilidad. Con este conejo sacado de la chistera, la deuda pública alemana se ha reducido un 2,6% de un plumazo. La cifra reduce el endeudamiento alemán considerablemente, aunque aún se queda en el 81,1%, muy por encima del 60% tolerado por la Unión Europea. Por cierto, en España el endeudamiento es del 63% y no vamos dando lecciones. Al menos reconocemos nuestros errores como es el 21% de paro y deberíamos exigir mas medidas de la Europa en la que vivimos.
Algo huele mal y mucho me temo que Alemania no esta para dar lecciones cuando crearon el banco FMS Wertmanagement para transferir los activos tóxicos de HRE a un balance garantizado por el Estado y ahora repite la misma jugada en la cumbre europea transfiriendo los activos tóxicos de la deuda griega al mismísimo BCE.
Y así andamos, tirando por la cloaca miles de millones de euros para salvar los balances de bancos mal gestionados mientras las autoridades europeas dan la espalda a los ciudadanos en su defensa del estado del bienestar, en la necesidad e liquidez para emprendedores, en infraestructuras y la creación de empleo.
Esos 100.000 millones bastarían para poner en marcha un plan de competividad de la economía europea que diera el necesario impulso para situar los productos del viejo continente en todos los rincones del mundo.
Eso si, los mandatarios europeos se permiten el lujo de tirar a la basura mas de 100.000 millones de euros y sin embargo anuncian que en 2012 se reducirá de 400 millones a poco mas de 100 millones de la ayuda alimentaria a más de 18 millones de pobres europeos. Sí, señores más de 18 millones de conciudadanos europeos que no tienen para comer y que este programa de ayuda en colaboración con los agricultores suministraba alimentos a una población equivalente a la de Madrid, Cataluña, Valencia y País Vasco. O los más de 25 millones de parados en Europa, uno de cada cinco es español que no han escuchado una sola propuesta para salir de esta crisis.
Con este tipo de medidas y de cumbres no salimos de la crisis ni a la de tres. Con mandatarios más preocupados por maquillar los balances de bancos mal gestionados y del qué dirán los mercados no vamos a ninguna parte. Europa debe afrontar un nuevo modelo de economía sostenible que genere empleo y garantice su independencia energética. Europa debe atender a sus ciudadanos antes que los balances de algunos bancos. Europa debe apoyar a sus emprendedores y a sus agricultores porque son la verdadera garantía del esfuerzo y la generación de riqueza. No saldremos de la crisis de la mano de quienes nos metieron en ella, ni tampoco mendigando a China que pague nuestra deuda a cambio de nuestra dependencia económica futura. Europa debe creer en Europa y crear su constitución, sus instituciones democráticas y organismos reguladores en los mercados financieros. Europa no puede estar dirigida por Merkel y Sarkozy, ni ahora ni en las peores pesadillas que nos ha ilustrado la historia. Cierto es que defienden como pocos sus intereses, empezando por sus bancos pero estamos dilapidando ingentes cantidades de recursos públicos para nada. Si antes de que acabe este año no somos capaces afrontar el fondo de los grandes temas que implican el ser o no ser de Europa en 2012 mucho me temo que habrá que despedirse del sueño europeo.

No hay comentarios: