lunes, 29 de noviembre de 2010

De primas y primos en los mercados

La especulación en los mercados está dictando el comportamiento de los gobiernos europeos y consumiendo una ingente cantidad de recursos financieros que se detraerán de alguna parte y podemos adivinar de donde…
El caso es que los especuladores quieren altas rentabilidades a sus inversiones ya que no les basta con los habituales dientes de sierra y la volatilidad de los mercados bursátiles. De hecho, gran parte del dinero que alentó la burbuja inmobiliaria ahora busca nuevos destinos en la alta rentabilidad que ofrece la deuda de estados europeos afectados por la rumorología que alienta la prensa alemana, británica y sorprendentemente el mismísimo Bundesbank .
Que la prensa inglesa y alemana va de la mano en esta campaña orquestada pone de manifiesto oscuras intenciones. Desde la city se repite guión ya que no es la primera vez que se orquesta ataques contra el euro. Lo sorprendente de esta nueva crisis financiera es comprobar como los medios conservadores alemanes se suman a esta campaña si bien en su caso pretenden debilitar un euro a costa de cuestionar economías de la eurozona y de paso colocar la deuda que compran al 2% para venderla a irlandeses al 5,8% con supuestos rescates. Sin duda, que el negocio seria mayor si otros estados europeos de la zona euro muerden el anzuelo y se dejan vapulear por unos mercados especulativos y tendenciosos.
Alemania esta preocupada, no tanto por los prestamos a altos tipos de interés del 5,8% que revende a irlandeses o griegos cuando el precio del dinero está al 2%, sino por una revalorización del euro frente al dólar, yen y yuán que frena las exportaciones alemana y puede dar al traste con la vigorosa salida de la crisis de la economía germana.
Las maniobras de Merkel pueden acabar dinamitando la moneda europea si como muchos creen la autentica insostenibilidad de la deuda está en las dificultades de la canciller en pagar sus pensiones. Merkel debería cambiar de rumbo y aplicar la ingeniería alemana en los mercados financieros para fortalecer Europa y no para servirse de otros estados para su beneficio.
Tambien, los estados y especialmente España deben entender que es urgente reducir su deuda, no por exigencia de los mercados, sino para evitar sus chantajes. De igual modo, los países europeos están obligados de cara al futuro a garantizar una energía sostenible fuera de oligopolios como el petrolero ya que la variación de precios en los combustibles se traducirá en paro y dificultades presupuestarias.
La reducción del déficit debe producirse en una aminoración de las maquinas burocráticas de las administraciones para poder defender con garantías el estado de bienestar así como eliminar los privilegios que la clase política se auto concede en forma de pensiones, salarios, contrataciones, etc.
Europa debe hacer frente a los mercados siendo más Europa , reactivando la puesta en marcha de una carta magna europea e incluso sin descartar una concertada devaluación del euro, al menos en un 20% para hacer frente a las devaluaciones del yuán y eldólar
El problema es que seguir jugando la partida que proponen los mercados supone ya casi 200.000 millones de euros, 85.000 millones aprobados este fin de semana para rescatar a irlandeses. Recursos que se detraen del sistema para que los gobiernos irlandés y griego puedan pagar sus deudas y de paso reestructurar una banca tocada del ala cuando deberíamos estar inyectando recursos en el sistema productivo, infraestructuras y el empleo.
Mas 200.000 millones que sin embargo deberían estar actuando en otros escenarios para hacer frente a la crisis económica y atender los verdaderos problemas que afectan a los ciudadanos y empresas, especialmente en lo referente al paro y la mejora de la competitividad.
Es urgente la reducción del gasto de las administraciones, de la supresión de privilegios y de la máxima austeridad que permitan la menor dependencia de recursos externos para la financiación del público y potenciar a los sectores productos como es el caso de la agricultura.

No hay comentarios: