lunes, 14 de junio de 2010

Una reforma urgente para crear empleo

Patronal y sindicatos tienen hasta este miércoles para estudiar el borrador que el Gobierno les ha entregado para la aprobación del decreto de la reforma laboral. El objetivo es hacer frente a una tasa de paro que ronda el 20% y dobla a la media europea. El desempleo, que agobia a 4,6 millones de personas, continúa siendo el principal desvelo de los españoles. La tasa de paro de la zona euro registró en abril un ligero incremento hasta el 10,1%, una décima por encima del mes anterior, mientras que hace un año se situaba en el 9,7%, según los datos publicados por Eurostat, que sitúan una vez más a España como el país del euro con mayor desempleo, al alcanzar una tasa del 19,7% en abril frente al 4,9% de Austria en cuyo modelo se inspira la actual reforma.

Con la reforma se pretende hacer frente a un mercado que ha fracasado. Entre otras modificaciones, está previsto crear un fondo de capitalización similar al austriaco, que se abonaría al trabajador en el momento del despido y la posibilidad de la empresa de prescindir de los empleados si demuestra pérdidas durante 6 meses.

El Gobierno se ha comprometido a aprobar la reforma laboral el día 16 y a continuación se convalidará a la semana siguiente ya que en principio la junta de portavoces previó esa convalidación en la tarde del martes 22 .

La reforma planteada tiene ingredientes de los llamados modelos austríaco y alemán que plantean en un primer caso un fondo para las indemnizaciones por despido y en el segundo incentivar a las empresas que reduzcan las horas que trabajan sus empleados, pero no el número de contratados.

La reforma contempla que la jornada de trabajo podrá reducirse por causas económicas, técnicas, organizativas o de producción entre un 10 y un 70 por ciento. En un mercado de trabajo como el español, muy marcado por la dualidad entre trabajadores fijos y temporales, la reforma laboral que quiere fijar el Gobierno buscará dar más protagonismo al Fondo de Garantía Salarial, que pagaría hasta 8 días por año trabajado en las indemnizaciones, y la creación de un nuevo fondo de capitalización.

A partir del año 2012, el Ejecutivo prevé crear este nuevo mecanismo, cuyo modelo de financiación no especifica en el texto, que podrá ser utilizado en caso de despido o, en caso contrario, ser recuperado por el trabajador en el momento de la jubilación.

Por su parte, las indemnizaciones que tendría que pagar la empresa en caso de despido se reducirán en un número de días de salario por año de servicio equivalente al que se determine para la constitución del Fondo.

El contrato de fomento del empleo facilita una indemnización de 33 días por año trabajado y está destinado a aquellas personas con difícil inserción laboral, aunque el nuevo borrador lo modifica para incluir en este colectivo, entre otros, a aquellos trabajadores que lleven más de tres meses parados.

Según datos de la EPA, en el primer trimestre un 75 por ciento de los 4,6 millones de parados llevaban más de tres meses buscando empleo.

El documento, que ya ha sido presentado a los sindicatos, incluye un modelo de despido por causas económicas, que permitirá a las empresas indemnizar con 20 días por año trabajado siempre y cuando presenten pérdidas no coyunturales.

Con la vista puesta en rebajar el número de contratos temporales e incrementar la contratación indefinida, la nueva normativa penalizará a las empresas que despidan a sus trabajadores temporales de forma creciente hasta un máximo de 12 días a partir de 2014.

Los sindicatos mayoritarios han valorado muy negativamente el borrador, que consideraron al dictado de la patronal, y no descartan una huelga general que tendría lugar el 29 de septiembre de este año.

La necesidad de adoptar medidas urgentes para afrontar la crisis llega también a Francia que anunciara esta semana un recorte de su déficit en cien mil millones de euros para 2013 y llevarlo a la meta de la Unión Europea de 3 por ciento del producto interno bruto ese mismo año. Francia se suma a España, Alemania, Reino Unido y Portugal en el anuncio de importantes recortes con medidas dolorosas para reducir el déficit público ocasionado en los últimos años al vivir por encima de las posibilidades, tanto en lo público como en lo privado. Alemania ha adelantado que reducirá en 15.000 personas el cuerpo de funcionarios del Estado en cuatro años, lo que equivale a un 2,1% del total de trabajadores públicos de la administración central de Alemania, y estudiará la forma de recortar en 40.000 soldados los efectivos del Ejército. Son tiempos de cambio, de ajustes necesarios y reformar para afrontar la urgente necesidad de crear empleo en España y sanear las cuentas publicas que permitan una recuperación sólida y sostenible de la economía española y europea.

No hay comentarios: