lunes, 15 de febrero de 2010

Del pacto de La Moncloa al de la Zarzuela

La economía despierta lentamente tras una larga pesadilla que se ha cobrado más un millón y medio de parados en apenas dos años en España. Afortunadamente, los primeros signos de optimismo llegan de manos de un PIB que registra apenas un descenso del 0,1% en el último cuarto del año y anuncia una posible reactivación de la economía para marzo si bien se requerirá de esfuerzos suplementarios y de una gran dosis de acuerdos entre las fuerzas políticas y sociales en nuestro país para generar empleo.
Tras el tsunami sufrido por la economía española se hace necesario y urgente un gran pacto social como en su día fue el Pacto de la Moncloa y que bien podrían reeditarse en la Zarzuela con el arbitraje del Rey tras los últimos contactos mantenidos con agentes sociales y empresarios. Es sin duda el momento adecuado ya que permitirá aprovechar los vientos favorables que soplan en la economía internacional. Y poder hacer frente a retos que requieren grandes dosis de consenso, esfuerzo y solidaridad. Durante 2010 se vivirá una situación un tanto paradójica a nivel económico ya que veremos una mezcla de indicadores con un aumento del paro y al mismo tiempo un incipiente crecimiento económico.
Desde la OCDE se perciben signos uertes de expansión de las perspectivas económicas a partir de sus indicadores correspondientes al mes de diciembre y que sin duda beneficiará también a la economía española en la medida que incremente sus exportaciones. Los siete países más ricos que conforman el G7, como los grandes emergentes, que son China, India, Rusia y Brasil, se acercan o incluso superan su tendencia a largo plazo.
También el Fondo Monetario Internacional incrementa sus pronósticos de crecimiento de la economía mundial en 2010 y señala que la recuperación de la crisis financiera global ha sido más fuerte de lo esperado por los países en vías de desarrollo que han desempeñando un rol principal, mientras las naciones desarrolladas muestras algunas debilidades en las altas tasas de desempleo y las deudas estatales.
Sin embargo, la debilidad de Europa y su recuperación económica sigue siendo frágil ante la falta de un liderazgo para afrontar el principal problema que no es otro que el desempleo y que requiere de un gran pacto tambien en el viejo continente. De hecho, los ministros de Economía y Finanzas de la UE pasarán de largo sobre los problemas que acechan a los ciudadanos en la reunion que se celebra este martes en Bruselas para limitarse a abordar las finanzas públicas en Grecia y la nominación del futuro número dos del Banco Central Europeo. Sorprende que los responsables europeos dejen de lado en su agenda lo que es el principal problema como es el desempleo y la actuación conjunta para la recuperación económica.
La idea de que es necesario que los partidos políticos y los agentes sociales alcancen cuanto antes un pacto de Estado en España para enderezar la economía y salir de la crisis cobra cada vez más fuerza ya que se debe detener la sangría del desempleo y generar cuanto antes nuevas oportunidades para 4 millones de parados. El Rey puede ejercer un buen arbitraje y de hecho intervino en el debate político para señalar la urgencia de conseguir ese objetivo y superar las divisiones partidistas para afrontar un reto común “Es hora de grandes esfuerzos y amplios acuerdos para superar juntos, cuanto antes y con la debida determinación, las graves consecuencias de la crisis y para recuperar un crecimiento fuerte y duradero, cada vez más basado en la ciencia y la formación”, dijo durante una entrega de premios.
Los sindicatos y empresarios han sido los primeros en dar ejemplo con la firma de un acuerdo que garantiza tres años de paz social y moderación salarial lo que sin duda favorecerá la creación de empleo si somos capaces de sumar nuevos acuerdos.
La economía española no está peor que hace seis y meses y, de hecho, está bastante mejor que entonces y es por ello mas necesario que nunca aunar esfuerzos para salir cuanto antes de la recesión.
Es posible y necesario que se reediten los Pactos de la Moncloa que tanta prosperidad trajo a España en los siguientes 25 años. Un pacto que bien podrían ser los de la Zarzuela tras los encuentros que esta protagonizando el Rey en los últimos días con diversas personalidades del ámbito económico, financiero, empresarial y laboral. Unos contactos que deberían servir de base para impulsar un gran pacto entre las fuerzas sociales y políticas en España no solo para salir de la crisis sino también para asentar los cimientos de un sistema productivo sostenible, la creación de más de un millón y medio de empleos y las garantías futuras del estado de bienestar de los ciudadanos.

No hay comentarios: