lunes, 30 de noviembre de 2009

UN NUEVO RUMBO PARA LA ECONOMIA


El pasado viernes el gobierno presentó el anteproyecto de ley de Economía sostenible cuyo objetivo fundamental es sentar las bases para un modelo de desarrollo y crecimiento de la economía española más sostenible. De esta estrategia formará también parte un Fondo de Capital de veinte mil millones de euros, gestionado por el Instituto de Crédito Oficial, y un programa de reformas estructurales con un horizonte de diez años. El texto aprobado tiene abiertas las puertas para su enriquecimiento con aportaciones de las comunidades autónomas, agentes sociales y profesionales a lo largo de su tramitación y que deberá contar con las reivindicaciones históricas que los agricultores hagan de este sector un pilar estratégico y rentable en su actividad.
La Ley aspira a fomentar la competitividad, fortalece la supervisión financiera, lucha contra la morosidad, aporta transparencia en las remuneraciones de las sociedades cotizadas y facilita la contratación público-privada pero sin embargo adolece de referencias concretas a sectores como la agricultura y especialmente en aspectos como los abusos de las redes comercialesen los precios de origen a los agricultores.
El nuevo rumbo de la economía española recoge los vientos de la innovación e introduce criterios de ahorro y eficiencia energética y de movilidad sostenible. Para ello se recurre a incentivos fiscales por inversión en I+D+i que pasa del 8 por 100 al 12 por 100 en las deducciones. Además se aplica el IVA reducido a las reformas para mejorar la eficiencia energética o el ahorro de agua y se establece una nueva deducción en el IRPF del 10 por 100 para este tipo de obras.
El anteproyecto de Ley recoge un amplio conjunto de cambios normativos destinados a mejorar la recuperación económica e incorpora un conjunto de reformas estructurales que facilitarán que las empresas y los agentes económicos españoles orienten su actividad hacia sectores con potencial de crecimiento a largo plazo, generadores de empleo y sostenibles desde un punto de vista económico, social y medioambiental.
Uno de los principales objetivos de la nueva norma es establecer principios de buena regulación económica para crear un marco normativo estable y predecible con bajo nivel de cargas administrativas y es en este apartado donde los agricultores deberían incluir un órgano que regule el comercio justo hacia los agricultores ante las posiciones de oligopolio de las grandes superficies. Una cuestion que tambien deberia planearse al comisario europeo de la Competencia y vicepresidente de la Comisión, Joaquin Almunia, recien nombrado en el cargo.
La contratación pública y colaboración público-privada es objeto de atención en esta ley a fin de introducir mayor transparencia, cumplimiento en las condiciones y una reduccion en el tiempo de morosidad de la administración. Así los modificados no podrán superar el 20 por 100 y se obliga a las Administraciones a abonar el pago en los treinta días siguientes a la expedición de las certificaciones de obras. Transparencia que llegará tambien a los consejos de administración de las sociedades y que obliga a publicar las remuneraciones individuales de cada consejero y su aprobación ante junta de accionistas.
La Ley persigue también una reducción de un 20 por 100 de las emisiones de gases de efecto invernadero y de un consumo del 20 por 100 de energías renovables sobre el total de consumo de energía bruto, para el año 2020, que se conseguirá con al menos un 10 por 100 de consumo de energías renovables en el consumo del sector transporte.
La vivienda recoge tambien profundas reformas ya que a partir de enero de 2011 se modifica la deducción por adquisición de vivienda habitual, limitándola a las rentas inferiores a 24.107,20 euros. Los contribuyentes que adquirieran su vivienda habitual antes del 31 de diciembre de 2010 podrán continuar con las deducciones del sistema actual. Además se equipara la deducción por alquiler respecto de la deducción por compra de vivienda. Se aplicara el IVA reducido en las obras de rehabilitación para mejorar la eficiencia energética, el uso del agua y la accesibilidad de las viviendas así como una nueva deducción en el IRPF del 10 por 100 para estas causas.
La nueva Ley de Economía Sostenible incorpora el mantenimiento con carácter indefinido de la deducción medioambiental en el Impuesto sobre Sociedades que pasará del 4 por 100 al 8 por 100 y se incluyen las inversiones que eviten la contaminación acústica.
Interesante resulta también la reducción de los plazos y el coste para crear una empresa cuya tramitación en el caso de las Sociedades de Responsabilidad Limitada se podrán constituir en un día con un coste burocrático máximo de 100 euros.
Se trata pues de un paquete de medidas que puede y debe ser mejorado desde la participación de todos los sectores productivos, y especialmente de la agricultura como sector estratégico ya que de momento su capítulo en la nueva ley debe ser escrito en negro sobre blanco en las próximas semanas para su incorporación. La nueva ley nace con la voluntad de la participación de todos sea cual sea su color político para conseguir entre todos más riqueza, más estabilidad, más competitividad, más responsabilidad ambiental, más empleo y más bienestar social en los próximos diez años. Un reto que sin duda beneficiara a todos en el inicio de una recuperación anunciada.
Gonzalo Gayo

No hay comentarios: