martes, 10 de noviembre de 2009

SALIMOS DEL TUNEL DE LA CRISIS


La economía mundial despierta tras un año de pesadillas provocadas por una recesión que se ha cobrado una enorme factura en perdidas de empleos y confianza en nuestro país. Pero la salida del túnel esta cerca y ya hay quienes han visto la luz tras un año de demasiadas sombras.
El índice compuesto de indicadores líderes de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) correspondiente al pasado mes de septiembre muestra fuertes signos de recuperación en todas las principales economías. En concreto, el indicador compuesto para el conjunto de la OCDE alcanzó los 100,6 enteros, frente a los 99,3 puntos de agosto, y se sitúa 3,4 puntos por encima del dato de hace un año.
En el caso de España, el indicador compuesto de la OCDE registró en septiembre su novena subida mensual consecutiva y se situó en 102,7 enteros, frente a los 101,5 puntos de agosto y 6,4 enteros por encima del nivel de hace doce meses. Italia, Francia, Reino Unido y China son los países que están registrando señales más claras de recuperación a las que se suma Canadá y Alemania. La recuperación se empieza también a hacer visible en EEUU y Japón así como en los demás países de la OCDE, si bien la creación de empleo avanza a un ritmo menor.
La recuperación económica global ha comenzado y llega de la mano de aquellos países que tiran con más fuerza de las exportaciones mientras se observa que en los países desarrollados también los consumidores comienzan a comprar bienes duraderos y las grandes compañías a ejecutar proyectos de inversión retrasados. A ello, sin duda ha contribuido los recortes en el precio del dinero pero también el incremento de una población mundial que demanda más bienes y materias primas. De hecho, los grandes paises emergentes como la India y China van a tirar de la economía mundial y serán artífices de un nuevo equilibrio en la economía global.
Es por ello importante que España recobre la confianza en sus posibilidades y especialmente por la vía rápida en la mejora de las exportaciones, como esta sucediendo. De hecho, en la Europa que pertenecemos ya se esta produciendo la creación neta de empleo. En total, la antigua Europa de los 15 generó dos millones de puestos de trabajo en el último año, muchos de ellos en Reino Unido y Alemania.
España es sin duda uno de los países que más ha sufrido el envite de esta crisis, pero también será de los que más crezcan si somos capaces de creer en nuestras posibilidades y generar el necesario clima de confianza como bien practican nuestros vecinos. Es por ello importante que el conjunto de las administraciones se corresponsabilicen en el objetivo común de luchar contra el paro. Es preciso que desde las organizaciones empresariales se asuma la responsabilidad social del empresario a la hora de evitar más despidos, como se practica en países como Alemania.
Nuestro país ha logrado en los últimos años y sin apenas reconocerlo el liderazgo europeo en la agricultura ecológica y también se ha convertido en una potencia mundial en energías renovables, como también lo es en desaladoras, ingeniería y arquitectura civil o en biomedicina. Se están dando pasos, que en algunos casos nos sitúan en una vanguardia que marcara un nuevo tiempo.
Sin embargo, ha bastado apenas un año para contemplar como se desmorona un modelo basado en la especulación del ladrillo y que ha supuesto una autentica sangría en la perdida de empleos. Es nuestra particular crisis que debemos combatir con esfuerzo añadido y la convicción de que entre todos lo conseguiremos. Será antes de lo que muchos piensan si somos capaces de entender que hay retos que transcienden a las personas e incluso a los gobiernos para convertirse en objetivos de todos con sacrificio y la solidaridad necesaria para salir adelante.
En peores encrucijadas nos hemos visto y esta no será la ultima, pero una vez mas esta a prueba el coraje de quienes no se resignan y luchan por un nuevo tiempo que permita situar a nuestro país en la vanguardia de los países más desarrollados, sin mas ladrillo, ni atajos. Podemos si queremos pero siendo conscientes que esta crisis ha dejado en la cuneta a un millón y medio de trabajadores por lo que es necesario el esfuerzo solidario de todos.
Nuestros vecinos europeos ya lo están haciendo y con éxito, poniendo a prueba la capacidad de entendimiento entre partidos, agentes sociales y el compromiso de una sociedad dispuesta a arrimar el hombro. Así ha sido y es en Alemania, en el Reino Unido y hasta en la convulsa Italia y esperemos que un dia no muy lejano entendamos en nuestros país que es hora de un gran pacto por el empleo, la lucha contra la corrupción y la generación de riqueza. Es posible si creemos en ello.
Este martes, los ministros de Economía de la UE se reúnen para tomar el pulso a la crisis y adoptar nuevas medidas. Es hora de que los señores del Ecofin aborden el problema del paro, o si lo prefieren la quiebra de la economía de miles de familias como lo han hecho con prontitud y celeridad con la gran banca y el sector financiero. Es hora que los 27 coordinen sus estrategias para que la salida de la crisis llegue en primer lugar a los ciudadanos y después a quienes sucumbieron a la especulación e ingeniería financiera. Es hora de que se establezcan planes de fomento de empleo, de nuevas infraestructuras y de apoyo a la agricultura productiva y nuevos sectores de futuro en vez de esquilmar las cuentas públicas para salvar los balances de unos pocos.
Gonzalo Gayo

No hay comentarios: