miércoles, 29 de julio de 2009

En nombre de los vaqueiros


En el nombre de los vaqueiros de alzada se celebran bodas convertidas en reclamos turísticos en el Alto de Ariestébano para honrar la vanidad de algún xaldo o xalda, se levanta un museo en Naraval a golpe de subvenciones donde se reinventa la historia y el hábitat de los vaqueiros, e incluso se concibe una comarca vaqueira que divide el territorio donde se asientan los vaqueiros para tratar de justificar unas subvenciones que nunca llegan a los verdaderos protagonistas de siglos de discriminaciones. E incluso podemos saborear tanta manipulación a golpe de cucharadas saboreando un yogur al `puro sabor vaqueiro’ .
En el nombre de los vaqueiros algunos llevan medio siglo viviendo de la sopa boba emulando los bailes de la sección femenina mientras otros tratan de enterrar una cultura para reinventar la suya propia, para simplemente poner la mano allá donde caen unas subvenciones europeas, o estatales o del Principado mientras los verdaderos protagonistas siguen esperando que se haga justicia y se invierta en las necesidades de las brañas vaqueiras.
Atrás quedaron las vigas de madera, los enterramientos alejados del campo santo o los escritos en piedra en templos católicos donde se `invitaba´a los vaqueiros a no oir misa más allá de una línea que duró demasiado tiempo. Es posible que muchos quieran borrar esa historia pero lo verdaderamente triste es que continua el agravio comparativo con esa misma linea imaginaria en la que puede leerse no pasaran a tener las mismas condiciones y servicios públicos los vaqueiros de alzada’ pese a que pagamos los mismos impiuestos durante siglos a cambio de casi nada.
A la falta de inversiones se suma la apropiación en el nombre de los vaqueiros de alzada de su historia, folklore y tradiciones con la creación de festivales, museos o comarcas cuya finalidad es la de obtener beneficios privados a costa de las necesidades de mejora de servicios públicos de una parte de la población asturiana.
Hoy los mismos que enarbolan la bandera de una vaqueirada en el Alto de Ariestébano han sido incapaces en cincuenta años de dedicar un mínimo esfuerzo en recuperar la casa en ruina de la más grande trovadora de los vaqueiros, Rogelia Gayo pese a las ayudas recibidas durante este tiempo. Desde la Asociación Cultural de los Vaqueiros de Alzada proponemos a los Ayuntamientos de Tineo y Valdes que promuevan la recuperación de la casa de Rogelia para convertirla en un verdadero museo vaqueiro del folklore de las brañas y de paso que se recupere también las grabaciones realizadas por la BBC con la voz de Rogelio, hoy en depósito en una fundación en Nueva York.
A los promotores del Museo de los Xaldos en Naraval, mal llamado museo vaqueiro, no estaría mal que destinaran parte de las subvenciones recibidas para habilitar una placa allí donde fue enterrada Rogelia Gayo y otros tantos vaqueiros en el cementerio de Naraval, alejados del resto de vecinos, en el silencio y olvido de una historia repleta de discriminaciones que no hace tanto tiempo recorría las calles, Iglesia y la misma escuela de Naraval.
Que decir de una Comarca Vaqueira que se jacta de dividir el territorio de los vaqueiros y de no apoyar las brañas en la mejora de caminos y en las condiciones de vida de las personas mayores así como ofrecer una oportunidad a los jóvenes para el desarrollo del mundo rural. ¿A dónde van las ayudas del Gobierno, del Principado y de Bruselas para el desarrollo de las condiciones de vida de los hombres y mujeres de las montañas?. Desde luego, por las brañas no aparecen, ni en la mejora de las condiciones de vida, ni en el desarrollo del potencial económico pero sin embargo hay quien si que está haciendo su agosto a costa del nombre de los vaqueiros.
Es hora de que la llamada Comarca Vaqueira tome otro rumbo e integre a otros concejos vaqueiros hasta Somiedo y promueva el verdadero desarrollo rural de las brañas en el Occidente de Asturias y no sea el instrumento para que unos pocos vivan a la sopa boba a costa de no satisfacer las necesidades y la sed de justicia de los vaqueiros. Es hora de que el Principado tome cartas en este asunto para no dejar escapar las oportunidades que ofrece Europa y el Gobierno de España en el desarrollo de zonas rurales más desfavorecidas y porque es una cuestión de justicia hacia el mundo vaqueiro. Tan solo el Ayuntamiento de Tineo ha atendido proyectos de mejora en infraestructuras de poblaciones vaqueiras a través del Plan E del Gobierno de España, sin duda un ejemplo a seguir, y que sin embargo brilla por su ausencia en el resto de concejos.
Los vaqueiros de alzada pedimos que no se reinvente nuestra historia, la misma que habla de siglos de discriminaciones sufridas por nuestros mayores y antepasados y que aun hoy perdura en la falta de inversiones y servicios públicos. Los vaqueiros de alzada nos sentimos muy orgullosos de nuestras raíces y del tesón de nuestras gentes pese a que muchos tuvieron que partir a otras ‘alzadas´ para prosperar en tierras donde no había más muro ni viga que el esfuerzo personal, en igualdad de oportunidades. Es hora de que se haga justicia a los vaqueiros, a nuestras gentes de las brañas desde la necesaria solidaridad de todos los asturianos. Pido que se tome conciencia de que podemos perder parte de nuestra historia si se sigue dando la espalda a las necesidades de las brañas, en caminos, iluminación pública, agua potable, desagues, etc… ¡es tanto pedir!. Es preciso apoyo a la recuperación del patrimonio cultural para rehabilitar viviendas centenarias y mejorar las condiciones de la actividad ecológica ganadera.
Es hora de que se haga justicia y es un ruego que reitero a los asturianos para que definitivamente se destruyan todas las vigas que impiden el progreso de las brañas vaqueiras y del occidente de Asturias.

Gonzalo Gayo Corbella
Presidente de la Asociación Cultural de los Vaqueiros de Alzada
gonzalogayo@gmail.com

7 comentarios:

Anónimo dijo...

¡¡¡ESO ES HABLAR CLARO!!!
Se acuerdan de los vaqueiros "pa les fiestees que traen turistas", reclamo político pero tan falso e hipócrita como hace 100 o´200 años y mas.
En gran parte del inconsciente colectivo siguen siendo PUEBLO MALDITO, y no se ven signos de modificar.
"QUE NADA CAMBIE si a mi me va bien"
Pero luego se nos llena la boca reclamando derechos de pueblos oprimidos a miles de km de distancia. Y los de casa ¿que?

BUENA VOZ, ¡¡¡QUE NO SE CALLE!!!

Anónimo dijo...

Tienes toda la razón! Se utiliza el nombre de los vaqueiros con fines exclusivamente propagandísticos (antes del régimen, con bailes de la sección femenina como bien dices) y ahora de polítiquillos -parece mentira que se llamen socialistas- y vividores (solo tienes que indagar un poco qué personal tiene contratado la Comarca Vaqueira, cuánto se embolsan en sueldos y dietas Secretarios e Interventores de Ayuntamientos -un buen pico cada mes y no se sabe muy bien por qué-, gerente, etc...yo creo que es un chiringuito más donde se lucran siempre los mismos). Es triste que, como dice Simón Guardado, Alcalde en funciones de Valdés, se UTILICE la identidad vaqueira exclusivamente como reclamo turístico! Vergüenza me da!

valdes dijo...

Si lo que dice esta muy bien pero no oigo nada en lo referente a los parques eolicos que se ven por las brañas que han destruido el paisaje vaqueiro totalmente,desfigurandolo completamente y sometiendolo a ruidos,alteraciones,fealdad,etc etc.Todo eso bendecido por muchos vaqueiros a cambio de 3 duros o de pequeños arreglos en obras publicas,es un problema y una perdida verdadera de nuestra identidad.No se puede pedir solo que se nos de entrada a sus eventos o que se invierta en las brañas, cuando estamos dejando que estas acaben invisibles.

Anónimo dijo...

Estimado Gonzalo:

Desde que topé con tu blog “Diario de Campaña” en Marzo del 2008, fecha que todos recordaremos con amarga pena por el asesinato de nuestro compañero de Mondragón, Isaías Carrasco, he sido, en lo posible, fiel seguidor de tus opiniones vertidas en dicha página. Debo decir que en su mayoría han hecho justicia a la intención con que encabezas el blog, “avanzar hacia una sociedad más justa, libre y solidaria”.
Durante este tiempo he ido aconsejando tu lectura a compañeros (disculpa que te siga tuteando, te llevo bastantes años), viendo con agrado como algunos han comentado ya artículos tuyos.
Pero en este caso, me veo obligado a ser yo el que deba opinar algo en nombre de muchos sobre el artículo “En nombre de los vaqueiros” publicado el 29 de Julio de este año. Has provocado mi interés y como en otras ocasiones, me ha dolido la discriminación e injusticia contra un colectivo, en este caso los vaqueiros de alzada, en Asturias. Mi mayor apoyo a las reivindicaciones que pides. Son de justicia. Y tal emoción me ha llevado a indagar y bucear en bibliotecas y por la red en busca de información al respecto.

Leo la parte trasera de mi arrugado carnet:
"Sois socialistas no para amar en silencio vuestras ideas ni para recrearos con su grandeza y con el espíritu de justicia que las anima, sino para llevarlas a todas partes"

Por tanto no puedo ni debo callarme.

(1)

Anónimo dijo...

(2)

De esta forma me encuentro una entrevista que te hace Cristina Lamagrande, publicada en levante-emv.com cuyo titular me sorprendió al instante y este es el motivo de mi contestación:
“SER VAQUEIRO ES UNA CUESTIÓN DE APELLIDOS Y ORÍGENES, NO DE PROFESIÓN”

http://www.levante-emv.com/comunitat-valenciana/2009/08/24/gonzalo-gayo-corbella-vaqueiro-cuestion-apellidos-origenes-profesion/623961.html

Transcribo una parte de esta entrevista.

¿Cómo un periodista valenciano llega a ser vaqueiro?

Ser vaqueiro es una cuestión de apellidos, descendencia y antepasados. Soy vaqueiro porque me apellido es Gayo y soy de Asturias. Los vaqueiros se distinguen por los apellidos, como Gayo, Feito, Barrero o Lorences, entre otros. Mi bisabuelo salió de Asturias y fundó una carbonería en Madrid, mi padre llegó a Valencia, y yo hice mi vida allí, en la Comunitat, hasta que decidí volver a Asturias. Muchos somos descendientes y otros sólo llevamos el apellido, pero el origen es el mismo para todos.

¿Es usted periodista de profesión y vaqueiro de corazón?

No, soy vaqueiro de ADN. Porque mis antepasados son de allí. Yo no me dedico a la ganadería, me dedico al periodismo. El ser vaqueiro está en el apellido, no en la profesión. En la braña de Argumoso han vivido durante los últimos 400 años todos mis ancestros y es una aldea de 28 casas. Mi corazoncito está allí, pero ante todo, sigo ejerciendo como periodista.

Gonzalo, como socialista he sentido pavor ante estas palabras.
Sin ser asturiano, ni valenciano, ni vaqueiro, obviamente, a no ser que mis apellidos digan lo contrario, siendo tan sólo un socialista ofendido que se ha preocupado en investigar, no he encontrado ningún dato que hable de que el vaqueiro de alzada posea un código genético diferenciado. Pero no pecaré de la prepotencia del inexperto y supondré que tú, como presidente de una asociación que vela y representa sus intereses, estarás mejor informado. Quisiera que me aportaras la documentación y la bibliografía donde hable de una raza singular escondida en lo profundo del Principado de Asturias. Yo no he podido hallarla.
(2)

Anónimo dijo...

(3)
Pero supongamos que así sea, que el ser vaqueiro sea una raza y no un grupo de ganaderos que por sus circunstancias orográficas se fueron diferenciando de sus vecinos.
¿Puede ser que un ganadero que viva en una braña no sea vaqueiro por no tener un apellido diferencial? ¿Qué significa esta segregación biológica?

Gonzalo, quizá seas demasiado mayor como para recibir lecciones de un anciano compañero y yo demasiado viejo como para sentirme obligado a recordar aquellos años de discriminación y secesión sumidos en el franquismo, por no irnos a otras zonas de Europa.

La base del socialismo fue, como bien conoces, luchar por cambiar el Estado de Clases por la ya vieja aspiración obrera de organización de “abajo hacia arriba”, en las que los nobles, por genética, herencia o cartera, escribieron la historia a su antojo.

Sentirse de una raza, o de un grupo social por merecimiento de ADN y no por su diaria labor, me recuerda tanto al Rh de Xabier Arzallus, tanto se me parece a las proclamas de Himmler y otras tentaciones de Apartheid, que leerlas de un compañero socialista me hace oír revolverse en su tumba a los que sufrieron y murieron luchando por todo lo contrario.

"Cuando el derecho de pertenencia no se basa simplemente en el título de ciudadanía, y tiene algún componente añadido, que puede ser étnico, cultural, de cualquier naturaleza, entonces empieza a ser peligroso porque empieza a ser excluyente de los otros."
Felipe Gonzalez

Para un socialista es el trabajo lo que le define, no el color de la sangre o su alcurnia. Es un principio básico para nosotros. Es nuestro origen. Es algo muy grave lo que insinúas.

“El Partido Socialista es la entera emancipación de la clase trabajadora: es decir, la abolición de todas las clases sociales y su conversión en una sola de trabajadores libres e iguales, honrados e inteligentes."
Pablo Iglesias

Espero que este comentario no sea borrado nada más ser publicado. Mi única intención es recibir explicaciones ante lo que considero un insulto a nuestro ideario. Tras enseñárselo a un grupo de veteranos compañeros, no puedes imaginar los comentarios vertidos en la sede. A las juventudes no quise enseñárselo. Ya sabes cómo son estos corazones impetuosos.
Debes rectificar, o explicarte, o fundar esa diferenciación genética.
No puedo pasarlo por alto. Tu labor en este blog ha sido ejemplar, hasta que uno investiga por internet con sólo poner en el buscador tu nombre y encuentra este entrevista.

Disculpa que esta contestación se haga en público y no a tu correo privado. Tu entrevista ha sido publicada, cualquiera puede leerla, y creo en justicia que la discrepancia sea también en foro popular. Afortunadamente nos brindas la libertad de réplica y a ella recurro. Somos de los que no permitimos manchas de este tipo.
Disculpa la extensión de esta carta y su tono ofendido. No creo necesario recurrir a dar nuestros nombres, números de carnet y hacer saber de este hecho a federaciones territoriales y organizaciones del partido sin tu conocimiento.

Sin más, esperando tu respuesta.

Un jubilado socialista con demasiado tiempo libre.

Mercedes dijo...

Estimado Gonzalo:

Quisiera entrar en contacto contigo en referencia a Rogelia Gayo. No sé si somos familia pero te puedo decir que mi abuelo se llamaba Santiago Gayo Berdasco. Rogelia Gayo, la abuela de mi madre, tenía, según lo que recuerda mi madre, entre 7 y 9 hijos. No está segura al cien por cien. Mi madre no vivió con su padre pero si conoció a uno de los hermanos de Santiago, supuestos hijos de Rogelia. Se llamaba Manuel. Falleció hace unos años y vivía en Madrid. Sería muy importante para mí y mi familia saber cuál es el árbol genealógico de Rogelia Gayo y si nos une un parentesco con ella.
Atentamente,
Mercedes G. Gayo.