lunes, 6 de abril de 2009

EL INICIO DE UNA NUEVA ERA


Gonzalo Gayo

Una semana para la historia. El viaje de Obama a Europa y la cumbre del G-20 no han defraudado en los compromisos adquiridos y también en el acercamiento de las relaciones de España y EEUU en este nuevo tiempo que ahora comienza. Un nuevo tiempo histórico que aborda los grandes retos del cambio climático, de unas nuevas relaciones basadas en la alianza de civilizaciones, en el desarrollo de las los países emergentes y una mejor distribución de la riqueza ya que el 20% de la población controla el 80% de la riqueza en el mundo. En estos días se ha hablado también de desarme nuclear a nivel mundial y como no de una crisis que tendrá respuesta global potenciando la lucha contra los especuladores y paraísos fiscales y potenciando la productividad y el empleo mediante fuertes inversiones públicas lo que sin duda debería también beneficiar a la agricultura, que es lo que nos ocupa y preocupa.
Los líderes de las grandes potencias económicas y de los países emergentes han acordado en Londres ampliar los recursos del Fondo Monetario Internacional, apoyar el comercio mundial y crear un nuevo Consejo de Estabilidad Financiera para hacer frente a la actual crisis financiera y abrir un nuevo tiempo en la economía mundial. España aportará unos 4.000 millones de euros para ayudar a los países en desarrollo que necesiten financiación y apoya también el acuerdo alcanzado para fijar las bases de un nuevo orden financiero internacional que generará la confianza necesaria para que la recesión toque fondo en el segundo semestre del año.
Las medidas aprobadas ponen de manifiesto que hay una voluntad de acuerdo por parte de las grandes economías del mundo que representan a más del 80% del Producto Interior Bruto mundial para impulsar planes poderosos de inversión pública, para fomentar la demanda y para luchar contra el desempleo. Un desempleo que si bien no encontró hueco en la agenda del G 20 en Londres, deberá contar con medidas y planes especiales para la próxima cumbre en Nueva Cork, este próximo otoño.
El G-20 se ha centrado pues en la crisis financiera y ha decidido establecer un nuevo Consejo de Estabilidad Financiera que tendrá más poderes que el actual y establecerá una nueva regulación del Sistema Financiero Internacional que debe ser más estricta, más rigurosa y ha de extenderse a todos los productos financieros para evitar que la especulación de unos pocos la acaben pagado todos. En este sentido el G-20 haya acordado asumir la lista de paraísos fiscales, publicada por la OCDE, con el objetivo de poner fin a toda una etapa de transparencia e impunidad que era inadmisible y que sin duda será objeto de una lucha sin cuartel. España aportará 4.000 millones al FMI para ayudar a los países con menos recursos a superar la crisis ya que en esta crisis, quienes más lo sufren son los que menos recursos tienen, especialmente en África y los países emergentes.
El presidente del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero considera que España, tras las cumbres de Washington y Londres, ha consolidado su posición en el G-20 como una potencia de ámbito internacional y que nuestro país volverá a ser invitado en la próxima reunión en otoño en Nueva York.
También el encuentro mantenido entre el jefe del Ejecutivo y el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha permitido contrastar la cercanía en muchas de las posturas que mantienen ambos mandatarios para afrontar la crisis así como en el desarrollo de un nuevo tiempo histórico en las relaciones del mundo. Zapatero ha destacado sobre Obama su capacidad de diálogo, su voluntad de entendimiento y su visión de las cosas va ser muy positiva para España en tanto el mandatario norteamericano ha sellado su amistad con el presidente español tras años de desencuentros en la diplomacia.
La reunión de 45 minutos en Praga tendrá sin duda profundas consecuencias positivas en el inicio de una nueva agenda en las relaciones de ambos países y en el inicio de una nueva era y un nuevo tiempo. Obama no ha deparado en elogios hacia el presidente español al que llama “amigo mío” y añade que ha disfrutado trabajando estos días con él por su “seriedad y responsabilidad”.
El tan deseado encuentro ha contado también el apoyo de Zapatero para lograr un orden mundial de paz y un orden mundial más justo que luche contra la pobreza y dé a las generaciones futuras un tiempo mejor. Además, el presidente del Gobierno ha manifestado a Obama que se abre un “nuevo tiempo en las relaciones entre España y EE.UU.”.
Zapatero asegura que las ideas y discursos de Obama tienen “un alcance histórico” y en este sentido ambos líderes coinciden en señalar que la diplomacia y reuniones de esta semana pasada han sido extraordinariamente positiva para el futuro del orden internacional ya que se ha confirmado la capacidad de los grandes países para hacer frente a una crisis económica sin precedentes y el cambio climático.
La primera visita de Obama ha Europa no ha defraudado dada las propuestas lanzadas también en la reforma de la OTAN para luchar juntos en asuntos como la paz. El empeño antinuclear y desarme lanzado por Obama ha producido una gran satisfacción así como el apoyo a Turquía para entrar en la Unión Europa y afianzar así la Alianza de Civilizaciones. El alcance histórico de las ideas que representa Obama y la nueva administración norteamericana se prolongarán durante mucho tiempo en lo que sin duda es el comiendo de una nueva era para un mundo más justo y próspero con todos.

No hay comentarios: