jueves, 19 de marzo de 2009

UN GRAN PACTO PARA SALIR DE LA CRISIS


España necesita un gran pacto nacional económico y social para afrontar la grave situación económica. El presidente del BBVA, Francisco González ha sido una de las ultimas voces que reclaman la unidad de acción para afrontar la crisis con un gran pacto nacional económico y social al tiempo que rechaza que se mantengan en pie con ayudas públicas entidades irremediablemente dañadas por la especulación.
La recuperación de la economía española es una tarea de tal envergadura que ningún Gobierno, ningún partido, puede llevarla a cabo en solitario, sino que exige el esfuerzo, el sacrificio y la implicación de todos, desde el Gobierno a la oposición pasando por los trabajadores y empresarios.
Los expertos apuntan que la recesión puede ser dura y prolongada, aun que potros anuncian que a finales de este año se percibirá la recuperación en la medida que se den las adecuadas respuestas y se resuelvan los problemas de solvencia en algunas entidades financieras españolas que aflorarán esste mes de abril tras la presentación de resultados. Para ello España tiene las instituciones y los procedimientos adecuados para afrontar y resolver estos problemas, desde la normativa de regulación e intervención del Banco de España, el Fondo de Garantía de Depósitos (FGD) y la vuelta al sector privado de la entidad una vez que esté ya saneada.
La crisis implicará una reordenación drástica del mapa bancario global y una profunda transformación de la industria en la que sólo estarán ya las entidades más fuertes. Esta crisis global requiere que los recursos tanto públicos como privados se destinen a identificar y aislar a las entidades débiles para luego sanearlas en algunos casos e impulsar nuevos sectores emergentes en la energía, la industria y el sector alimentario.
Esta crisis financiera ha supuesto un auténtico tsunami para los bancos que ha provocado que 21 de los 27 mayores grupos bancarios de Europa y Estados Unidos hayan recibido en 2007 más de 440.000 millones de euros entre ampliaciones de capital e inyecciones de capital público lo que sin duda habría servido de mucho si se hubiera destinado a otros sectores.
En el panorama financiero internacional sólo dos bancos no han necesitado nuevo capital ni ninguna de las medidas de apoyo al sistema financiero español puestas en marcha por el Gobierno, porque tienen la capacidad de obtener liquidez en los mercados y prefieren dejar esos fondos a otras entidades que los necesiten.
En este sentido la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) insta a la supresión del uso abusivo de las disposiciones en materia de secreto bancario ya que facilitan el fraude fiscal y la especulación. Las decisiones adoptadas en las últimas semanas por varias plazas financieras, entre ellas Andorra, Liechtenstein, Singapur, Hong Kong, la isla de Man o las islas Caimán, para promover la transparencia y el intercambio de información fiscal supone un avance para salir de la crisis aunque aun existen muchas jurisdicciones que mantienen disposiciones que impiden la colaboración en materia de investigación fiscal tal y como apunta el G20 tras la cumbre financiera del 15 de noviembre pasado en Washington en la que se firmaro casi 20 acuerdos de intercambio bilateral de información fiscal.
También desde la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) se constata que el mercado del crudo caerá en su demanda global de petróleo en 1,8 millones de barriles al día mientras producirá un aumento del suministro del crudo de países no pertenecientes a la OPEP de 400.000 barriles diarios lo que nos puede garantizar un petroleo barato durante un tiempo. La OPEP, que desveló que su cifra de producción cayó 700.000 barriles al día en febrero el doble que en 2008.
La contracción económica mundial del 0,2% que afectará tanto a países desarrollados como en vía de desarrollo y por ende a la demanda de petróleo obliga a grandes pactos nacionales e internacionales para salir de la crisis y a reforzar las exportaciones españolas. De hecho la medida más efectiva para la economía española esta siendo el impulso a la exportación. En este sentido es plausible la celeridad con la que los Príncipes de Asturias están contribuyendo como embajadores del made in Spain. Los Príncipes se encuentran esta semana en Nueva York para apoyar a las empresas españolas en sus proyectos comerciales y de inversión dirigidos al mercado estadounidense, mediante la puesta en marcha del Plan Made in Spain.
Con ese plan, que comprende más de cincuenta acciones anuales, el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero quiere apoyar la estrategia de penetración de productos y empresas españolas en Estados Unidos. El ex vicepresidente de EEUU Al Gore y la secretaria de Finanzas de Texas, Susan Combs, intervendrán junto a los máximos directivos de los dos principales bancos españoles en este Plan para estimular la economía de EEUU, la Casa Blanca prevé un gasto total de 317.200 millones de dólares, fundamentalmente en energías renovables, grandes infraestructuras, tratamiento del agua y tecnologías sanitarias y educativas, áreas de liderazgo empresarial español. La administración de Obama apunta que la recesión terminará a finales de este año y que la clave de la recuperación será el sistema bancario y la capacidad de acuerdos y unidad entre todos.

Gonzalo Gayo

No hay comentarios: